La novedosa bebida fue presentada en Mar del Plata por Leo Ferrari y Juan Pablo Rodríguez en la fabrica de cerveza artesanal Antares, y Alejandro Sturniolo de Fluence Argentina, compañía especializada en el mercado latinoamericano de soluciones en el tratamiento, recuperación y reúso de aguas.

Se trata de una cerveza rubia con una receta especial, con ingredientes naturales, ligera, liviana, cuya degustación se realizará los días 20 y 21 de marzo, en el marco del seminario anual de la Asociación Latinoamericana de Desalación y Reúso de Agua (ALADYR), Ciudad de Buenos Aires, y a partir del 22 de marzo (día mundial del agua) estará a la venta como edición limitada en todos los locales de Antares del país.

El proceso se inicia en Mar del Plata con la filtración y tratamiento del agua proveniente del mar mediante la ósmosis inversa, tecnología que permite producir agua sin sales tras su paso por membranas semipermeables, reduciendo así el impacto ambiental.

Entidades del ámbito público y privado recurren al mar y acuíferos, antes descartados para su uso o consumo, gracias a las diferentes tecnologías que posibilitan la transformación del recurso en agua segura. Argentina fue uno de los pioneros en Sudamérica en avanzar con la potabilización de agua de mar. La primera planta fue instalada en la década del 80 en Puerto Pirámides, Chubut. Sin embargo, hay pocos proyectos adicionales. Que nuestro país no haya tenido que avanzar más decididamente en el desarrollo de esta aplicación tiene que ver fundamentalmente con tenemos la suerte de habitar un territorio donde el agua superficial y la subterránea son más que abundantes.

La ciudad de Mar del Plata se abastece de agua potable desde acuíferos subterráneos de muy buena calidad. Sin embargo, la explotación prolongada y a la vez creciente genera un mayor estrés sobre las napas de agua potable, haciendo que los pozos cercanos a la costa produzcan agua cada vez más salada y deban desactivarse.