Un vino mendocino desarrollado a partir del néctar de flores autóctonas del NOA fue presentado en Jujuy en el marco del programa de “Fortalecimiento y Desarrollo de la Gastronomía Turística” de la provincia.

Elaborado con flores nativas como aguaribay, retamo, jarilla, piquillín y algarrobo, el autor de esta bebida, el enólogo Gabriel Vivanco, indicó que la intención es que “con esa misma impronta se pueda trabajar en la Quebrada de Humahuaca con apicultores y floricultores, generando valor real y genuino en origen para fomentar su desarrollo”.

El objetivo es promocionar la calidad y la inclusión de esta variedad en la gastronomía regional a través de un taller que permitirá conocer en detalle la calidad de este vino, que fue bautizado como Blumbey. La capacitación y promoción forma parte de la propuesta recientemente lanzada “Jujuy la carta”, circuito gastronómico-musical en San Salvador.

La región Noroeste tiene algunas flores que son diferentes a las de Cuyo, lo que le da una impronta total de lo que es un paisaje como la quebrada de Humahuaca”, señaló a Télam el enólogo.