En octubre el Papa Francisco santificará al Cura Brochero, en lo que se espera será una ceremonia multitudinaria y para tal evento la Corporación Vitivinícola Argentina creó un vino especial hecho con uvas de todo el país para que Francisco lo use en la misa consagratoria del cura más querido de los pueblos serranos.

El vino de misa creado con cepas de todo el país se llama “Todos”, y fue presentado en la misa de honor a San Cayetano en la Catedral Primada de Buenos Aires, el pasado domingo 7 de Agosto. Se enviarán al Vaticano una partida de 450 litros de un blend especial en donde sobresale el torrontés riojano.

“La iniciativa surgió apenas se conoció el anuncio de que el nuevo Papa es argentino” comenta Hilda Vaiaretti presidenta de la Corporación Vitivinícola Argentina. “Se generó un gran trabajo de coordinación entre los Centros de Desarrollo Vitícola, la Corporación, el INTA y el Fondo Vitivinícola para que resultara este vino de misa que será enviado al Vaticano”.

Fue el INTA quien convocó a pequeños productores de las provincias que producen vino. Fueron ellos quienes cedieron sus mejores uvas para hacer el vino papal. “Fue un trabajo de mucha coordinación para que las uvas llegaran en excelentes condiciones a nuestra bodega experimental y porque el destino de estas uvas es tan especial”, explica el Director del Centro Regional Mendoza-San Juan INTA, el Ing. Agr. José Gudiño.

Las uvas son de la variedad Torrontés Riojano y provienen de fincas de pequeños viticultores de Salta, Catamarca, La Rioja, San Juan, Mendoza y Río Negro. Estos viñateros participan de los Centros de Desarrollo Vitícola, un programa de integración y transferencia tecnológica dentro del Plan Estratégico del sector, coordinados por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria y la Corporación Vitivinícola”, comenta el Ingeniero Agrónomo Carlos Parera.

El proceso de elaboración del vino se inició en la planta piloto de vinos en la Estación Experimental Agropecuaria Mendoza, en Luján de Cuyo. Se hicieron 450 litros del vino religioso que debió hacerse siguiendo la premisa del método conocido como del Padre Oreglia, condición que demandó el Arzobispado de Mendoza para consagrar al vino como “vino de misa”.

“El resultado de este proceso, realizado con mucho cuidado y dedicación de manera prácticamente artesanal, es un vino Torrontés dulce natural con 13,7% de alcohol y que cuenta con la certificación que lo avala como vino apto para la misa”, completó Santiago Sari enólogo del INTA quien fue el responsable de la elaboración del vino.

El Fondo Vitivinícola Mendoza hizo una convocatoria entre los más importantes estudios de diseño de marketing en vinos y salió elegido Boldrini & Ficcardi, quienes crearon el nombre y la etiqueta. “Elegimos el nombre “Todos” que responde a la intención de que el vino, como el Papa, transmita un motivo de unión, de encuentro. La imagen y el nombre seleccionados transmiten claramente la idea ecuménica de que “el vino nos une” y genera un gran sentimiento de pertenencia bajo la palabra TODOS. Es una imagen sencilla y potente, clara y cercana. La botella  refleja transparencia y pureza”, comentó Gato Ficcardi, uno de los diseñadores.

En la partida de 450 litros de vino, los representantes vitivinícolas de Mendoza escribieron una carta cuyo principal párrafo destaca que: “Sería un gran honor que Su Santidad Francisco aceptara este obsequio, el fruto del trabajo de miles de hombres y mujeres que depositan sus esperanzas en las viñas y encomiendan sus cosechas a la Virgen de la Carrodilla, patrona de los viñedos”.

Si Francisco acepta el regalo y lo usa en la misa de santificación del Cura Brochero: “Será la primera vez en la historia de la Iglesia Católica que el Papa celebre sus misas con un vino argentino. El Vaticano generalmente adquiere sus vinos en Italia y otros países europeos. Es un gran honor poder obsequiarle al Papa Francisco un vino argentino para sus misas. Será un hito para nuestra vitivinicultura”, concluyó con esperanza Bernardo Lanzilotta, Presidente del Fondo Vitivinícola.