La Cooperativa malagueña Evovelo ha lanzado al mercado el primer vehículo solar del mundo, , un automóvil biplaza provisto además de materiales que se regeneran con el tiempo, como los derivados de la madera. 
 
El vehículo está pensado principalmente para entornos urbanos, alcanza una velocidad máxima de 50 kilómetros por hora, tiene una autonomía de 50 a 90 kilómetros y se puede adquirir por 4.500 euros más IVA, ha explicado el director de Investigación, Desarrollo e Innovación de Evovelo, Gonzalo Chomón. 
 
El tiempo de carga con luz natural oscila entre dos o tres días y, si se enchufa a la corriente eléctrica, en una hora se obtiene alrededor de un 90 por ciento de la batería. Mo se mueve principalmente por la energía proveniente de las placas solares integradas en el techo, que cargan la batería durante su funcionamiento o cuando el vehículo permanece estacionado, y en ausencia de luz, se puede conectar a un enchufe convencional o extraer su batería para su carga en cualquier otro lugar
 
Chomón ha explicado que la contaminación provocada por un vehículo habitual no proviene de su uso, sino “de los materiales y procesos empleados en su construcción”, y ha matizado que Mo está construido en un 70 o un 80 por ciento con materiales sostenibles que se regeneran con el tiempo. 
 
Además, “está basado en energía neta cero” y, por tanto, no consume recursos no renovables para su movimiento -como la gasolina o el diésel- aunque sí electricidad si se opta por esa opción de recarga de la batería
 
Debido a su carrocería curvada, Mo incorpora unas placas solares flexibles como resultado de nuevos métodos de fabricación que han permitido su arqueo con “una alta eficiencia”, además de baterías de litio de última generación y motores trifásicos sin escobillas. 
 
“Está pensado para cualquier persona y va a ser homologado como vehículo eléctrico ligero, por lo que no requiere de permiso de circulación y no pagará impuestos, ni será necesaria la adquisición del tradicional seguro”, ha apuntado Chomón. 
 
Evovelo lanzará próximamente nuevas líneas de este vehículo solar, “unas más tecnológicas que otras”, y permitirá su personalización para el transporte de animales, como vehículo de reparto, como taxi o como monoplaza
 
Para Gonzalo Chomón, el coche actual es “como una nave espacial destinada al transporte de una sola persona de 80 kilos“, y por ello apostó por una “solución diferente” que permitiera un desplazamiento más económico ante el “desmesurado” consumo de energía y recursos. Hasta ahora, “hemos podido continuar con este sistema porque la energía era barata, los recursos eran fáciles de obtener y no habíamos pensado en un impacto medioambiental tan grande”. 
 
Para el director de Evovelo, la mayor ventaja de Mö radica en que “se trata de un vehículo completamente cubierto, como cualquier coche aparcado en la calle, al que te subes y funciona sin tener que acudir a una gasolinera”, aparte del ahorro económico y medioambiental. Su presentación tuvo lugar durante la pasada Cumbre del Clima de París. 
 
El auto solar: