Miembros de la Unión de Trabajadores Sin Tierra-Movimiento Nacional Campesino Indígena (UST-MNCI) denunciaron que personas vinculadas a una empresa italiana usurparon tierras de la comunidad, golpeando a puestero en Punta de Agua (Mendoza)

“En este nuevo hecho de violencia e impunidad participó una vez más la abogada Eliana Olguín, representante legal de la empresa Laguna Blue-Agua Segura, vinculada al grupo del empresario italiano Vittorio Della Toffola“, afirmó Damián “Tato” Segura, de la Unión de Trabajadores Sin Tierra-Movimiento Nacional Campesino Indígena.

“Olguín ingresó el viernes último sin permiso alguno a la propiedad del puestero Juan José Bravo, miembro de nuestra comunidad en su campo en Punta de Agua. Al interponerse nuestro compañero para hacer valer sus derechos de poseedor, fue atropellado, golpeado y amenazado por la abogada y sus acompañantes, entre ellos Eduardo Marcelo Genovesi, quien conducía el vehículo, y un escribano cuya identidad no pudieron establecer”, añadió Seguro.

Unión de Trabajadores Sin Tierra-Movimiento Nacional Campesino Indígena nació con la crisis del 2001 cuando comenzaron a formarse grupos de base compuestos por familias de trabajadores rurales sin tierra y puesteros (pequeños productores ganaderos), con el objetivo de buscar soluciones a los problemas de la comunidad y generar emprendimientos que apunten a mejorar su calidad de vida. El movimiento reivindica una Reforma Agraria en donde se establezca que tierra y agua son bienes naturales, y que se asegure el derecho a ellos para propducir alimentos sanos. Promueven la soberanía alimentaria y pretenden demostrar que “podemos producir dignamente sin patrón y no en forma individual sino como familias organizadas”

Obviamente estas propuestas no son defendidas por los empresarios y para el modelo productiva actual las actividades que promueve el Movimiento son una herejía. Poco antes de usurpar la tierra de Juan José Bravo, la patota patronal “habían intentado ingresar rompiendo el candado de la tranquera del puestero Victor Pardo, vecino de Bravo, donde además insultaron y amenazaron a un menor”, amplió en su denuncia Damian Segura.

La empresa italiana Della Toffola es un grupo muy poderoso que abastece de todos los materiales necesarios para que la industria vitivinícola mendocina y de la región se pueda desarrollar, desde tanques de acero inoxidable, hasta máquinas que transportan y seleccionan la uva. La presencia de esta empresa es muy fuerte en Mendoza, donde tiene su filial central en nuestro país. Su visión empresarial los hace creer que son dueños no sólo del mercado local sino de las voluntades y tierras de quienes eligen otra forma de producir y de vivir.

“Hace unos años atrás Della Toffola llegó a alambrar calles del pueblo y cercar a la comunidad, cortando el tránsito con los pueblos cercanos, en un claro atropello a la libertad de circulación de más de 300 familias que habitan el distrito. Olguín esta vez intentó imponer actos posesorios en nombre de la empresa que representa y de ella misma”, concluyò el representante del Movimiento, que se halla en estado de alerta para intentar “ponerle fin a la impunidad de estas personas”