Fuente: Tëlam
 
La NASA proyecta colocar seres humanos en Marte antes del 2030 ya que el planeta rojo “es muy parecido a la Tierra porque tiene síntomas de agua y puede sostener alguna forma de vida”, anunció el jefe de la agencia espacial estadounidense, el cosmonauta Charles Bolden, en una charla en el Planetario.
“¿Por qué la NASA quiere viajar a Marte?”, preguntó Télam a Bolden durante una charla pública en la enorme sala de proyecciones astronómicas del Planetario porteño, a la que concurrieron unas 300 personas. “Hay dos planetas que son similares a la Tierra, Marte y Venus, y vemos que Marte es muy parecido porque hay síntomas de que hubo agua y actividad en el agua, y en el área de la astrofísica nos hacemos la pregunta ¿cómo se formó el sistema solar, la galaxia?”, respondió Bolden.
 
Esa pregunta llevó a la NASA a estudiar a los asteroides Ceres y Vesta, y el planeta Plutón, que está en el borde de la galaxia. “La segunda pregunta es ¿estamos solos? No sabemos todavía, pero podemos pensar en el futuro que Marte puede sostener alguna forma de vida, lo estuvimos estudiando con satélites durante años, y sabemos que su radiación es mala, pero no va a matar a la gente que viaje durante ocho meses desde la Tierra”, planteó ante un auditorio extasiado por su manera de dialogar y estimular preguntas.
Bolden planteó que lo que no se sabe es “el efecto sobre la calidad de vida después de treinta años del astronauta que va a Marte”. “Entonces, como no estamos todavía listos para ir a Marte, vamos a esperar cinco o diez años haciendo órbita alrededor de la Luna, en un período de prueba e investigación, mientras desarrollamos algunas tecnologías, para que cuando enviemos a los humanos a Marte estemos asegurándonos de que ellos van a estar bien”, refirió.
Bolden firmará nuevos acuerdos de cooperación para el uso pacífico del espacio con su par argentina, la Comisión Nacional de Actividades Espaciales-Conae, en el Ministerio de Planificación, tras una charla por la mañana a la comunidad científica y académica platense.
El astronauta contó que hasta hace poco, la NASA hacía la órbita baja, en cambio ahora decidió entregar esa tarea a dos empresas que se hacen cargo de llevar y traer la carga de la Estación Espacial Internacional. “Estamos a dos años de certificar a dos compañías para que puedan llevar gente al espacio, entonces nosotros usamos todos los recursos para hacer lanzamientos” futuros, informó.
Bolden contó que “nunca” soñó con llegar a ser cosmonauta y director de la NASA: “Nací en Columbia, Carolina del Sur, donde los negros y los blancos no hacían las cosas juntos, estaban divididos”, relató el astronauta afroamericano. El cosmonauta visitó Argentina en 2011, tras el lanzamiento del satélite argentino SAC-D Aquarius, cuyo principal instrumento estadounidense mide la salinidad de los mares, estudiando su estado y la influencia en el cambio climático global.
 
Bolden ingresó al cuerpo de astronautas de la NASA en 1980, y entre 1986 y 1994 participó en cuatro misiones espaciales a bordo de los transbordadores Columbia, Discovery (en dos oportunidades) y Atlantis.  Estando a cargo como comandante en dos de esas misiones, sus vuelos incluyeron la puesta en órbita del Telescopio Espacial Hubble, y la primera misión conjunta de Estados Unidos y Rusia en un transbordador espacial.