Por Leandro Vesco / Fuente: Prensa Adolfo Alsina / Fotos: Fabio Robilotte

Eran las 21 horas del Sábado 24, el mundo se venía abajo y en apenas 15 segundos una ráfaga de viento que se creó en las fauces mismas de una tormenta apocalíptica bastó para destrozar gran parte de Gascón, pueblo del Partido de Adolfo Alsina de 106 habitantes. Desconcertados, sin saber qué hacer, los vecinos y el Delegado Municipal, Néstor Martín venían cómo esa llamarada invisible de viento volaba techos y postes de la luz como si fueran elementos de utilería.

Transcurridos esos instantes, Gascón quedó inmediatamente a oscuras por más de un día y sin agua, y así cómo surgió, la tormenta se fue dejando a su paso la destrucción y la tristeza. Fabio Robilotte, secretario de Obras Públicas del Municipio, por pedido del Intendente, llamó inmediatamente al Delegado y en tiempo real le iba ha comentado, con impotencia lo que veía: árboles, plantas, techos, chapas, carteles y todo cuanto hace bello a este pueblo, iba siendo devorado por el viento. “Sentía la bronca del Delegado cuando veía cómo el viento sacaba de cuajo árboles y mobiliario urbano que tanto costó conseguir y hacer, y todo esto en segundos”, comentó Robilotte.

Semejantes a tornados, estas ráfagas de viento bajan en sentido vertical y vuelven a subir al cielo, la violencia de esa acción natural no puedo preverse, por lo general son fenómenos que duran pocos segundos como en el caso de Gascón. La tormenta también se sintió en Villa Iris y Felipe Sola, localidades del vecino Partido de Puan.

Cuando pudieron salir a ver lo que había causado el meteoro, los vecinos de Gascón hallaron a un pueblo devastado. La tormenta de fuertes vientos, lluvia y granizo tiró los techos de 4 aulas de la escuela, de 3 galpones del ferrocarril, de una casa, arrancó árboles y tiró postes de luz. En tanto, la Cooperativa Eléctrica de San Miguel Arcángel, proveedora del servicio en Gascón, lleva adelante los arreglos del tendido eléctrico que sufrió caída de postes y cortes de cables en zona urbana y rural. El Municipio ofreció colaboración para todo lo que se necesite.

El intendente David Hirtz visitó Gascón recorriéndolo junto al Delegado Néstor Martín para evaluar los daños y poner toda la ayuda del Municipio para esta comunidad que se destaca por su espíritu superador y trabajador. El daño más grave es en la Escuela, pero como depende de la Provincia, el Jefe Comunal ya realizó las gestiones correspondientes para que desde La Plata llegue el subsidio para arreglar los techos, el Municipio pondría la mano de obra. Resta esperar que las autoridades platenses entiendan que en un mes las clases comienzan y los niños deberán retornar a sus aulas con las condiciones de seguridad aseguradas para que la escuela pueda volver a entrar en funciones.

Posteriormente, se dirigieron a la única casa particular afectada y se reunieron con su propietario. La misma está siendo reparada por personal de la Delegación Municipal. Finalmente, recorrieron los espacios públicos que sufrieron daños, donde personal municipal realiza tareas de limpieza y ordenamiento. El Ejecutivo autorizó los gastos para reparar torres, cartelería, portones y, cuando sea la época, reemplazar los árboles caídos.

Fabio Robilotte cuenta que cuando era niño, su padre en el campo al advertir el celaje oscuro y la inminencia de una tormenta, “hacía una cruz con sal en la tierra y clavaba un cuchillo en el medio. Me decía que eso espantaba la tormenta”, creencias de antaño que acaso hoy vuelvan a necesitarse ante la reiterada presencia de estos fenómenos meteorológicos que con más frecuencia deben sufrir estas pequeñas poblaciones que tanto esfuerzo y ganas le ponen a la vida, donde cada árbol es tratado como un habitante más. El pueblo entero está trabajando para que pronto esta comarca de paz y tranquilidad pueda volver a tener el brillo y la belleza que la caracterizan.