El descubrimiento de nuevas propiedades nutritivas y terapéuticas abrió para la yerba mate soluble o extracto de yerba decenas de aplicaciones que están siendo desarrolladas por empresas multinacionales alimenticias y farmacéuticas. Según el presidente del INYM, Luis Prietto, en la Argentina el consumo de yerba mate es de 6,2 kilogramos por persona por año. “No creemos que crezca mucho más, por eso incentivamos el desarrollo del soluble, que requiere una molienda más fina que la tradicional y que se adapta mejor a las necesidades del mercado externo. Aunque las ventas para ese tipo de consumo aún no son significativas, estimamos que en poco tiempo se van a incrementar porque van a mercados muy importantes y en constante crecimiento”, dijo a la agencia Télam el director del INYM, Jerónimo Lagier.

El establecimiento Graus, de la localidad misionera de San Ignacio, es uno de los primeros en exportar yerba a Alemania, país donde se la usa para saborizar una gaseosa llamada “tereré-mate”. Lemonaid, la empresa que vende la bebida en Alemania, importa de Graus yerba orgánica mezclada con jugo de limón y agua gasificada que se envasa en botellas de 333 mililitros.

“Comenzamos en 2011 con el envío de 7.000 kilogramos; ahora estamos enviando 40.000 y las expectativas siguen creciendo. La gaseosa se empezó a imponer entre los jóvenes alemanes por su poder energizante, para rendir más en el trabajo y en el estudio”, contó el presidente de Graus, Alejandro Gruber.

Corea y Japón son hoy grandes consumidores de bebidas no gaseosas saborizadas con yerba mate soluble. Por eso Coca Cola lanzó allí una nueva bebida llamada “Sol”, que está ganando mercado. En esa región también tiene aceptación “Lotte, mate secreto amazonia”, que llega incluso a China. Empresas de Rusia también están comprando yerba mate para extraer cafeína para la elaboración de energizantes.

El director del INYM, Jerónimo Lagier, destacó que Siria y el Líbano, donde hasta hace unos años era impensado exportar yerba, compran actualmente el 65 por ciento de las exportaciones argentinas del producto, de unas 35.000 toneladas anuales, por más de 50 millones de dólares al año.

El funcionario citó un estudio de mercado realizado recientemente por Coca Cola, según el cual su planta de “mate Leao” en Brasil podría requerir en los próximos años unos 30 millones de kilogramos de yerba soluble para suplementar la producción de ese país, un volumen que permitiría duplicar las exportaciones argentinas.

Brasil y Paraguay también cultivan yerba mate para exportar pero los precios en la Argentina son más bajos. La yerba mate genera hoy ingresos por más de 6.000 millones de pesos anuales e involucra de manera directa a cerca de 40.000 familias, incluso muchas del norte de Corrientes.