Por Leandro Vesco

Organizaciones ambientalistas han logrado hasta ahora frenar la construcción de las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic en Santa Cruz, promoviendo la realización de una Audiencia Pública que se está llevando a cabo en el Congreso Nacional y que por teleconferencia están siguiendo los vecinos de las poblaciones que se verían afectadas con las dos megarepresas. El gobierno presentó el estudio de impacto ambiental. “Están dando datos erróneos, no están informando bien”, dice desde El Calafate Jorge Yanicelli, uno de los oradores que defienden el medio ambiente y se expresa en contra de la construcción de estas represas.

La Audiencia Pública fue el momento elegido por el gobierno para dar a conocer el estudio de impacto ambiental que tendrían estas represas en un área tan sensible como la del Río Santa Cruz. Estuvieron presentes en el Congreso el Ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren y el de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, este último sostuvo que “se realizó un estudio de impacto ambiental independiente, estamos frente a nuevas represas y estamos aquí dispuestos a discutir en base al nuevo proyecto. Estas obras no tendrán impacto en el Lago Argentino” Aquí, según los ambientalistas estaría el primero de los errores en los que cayó el gobierno. El estudio fue hecho por Emprendimientos Energéticos Binacionales Sociedad Anónima (EBISA), que es una sociedad estatal. No tiene nada de independiente.

Las represas se harán sobre el río Santa Cruz, que tiene origen glaciar. “Es un río protegido con un ecosistema que se dañará si se hacen las represas. El gobierno no está informando bien, por ejemplo con el tema de las cotas, hay diferencias que preocupan porque un metro de más en algunos cosas significa que quedarán bajo agua lugares que hoy no tienen agua, por lo tanto la modificación del medio ambiente es real. Nosotros queremos que se le informe bien a la gente, y que luego seamos nosotros los que decidamos”, afirma Yanicelli quien siguió desde el Calafate la Audiencia Pública, y fue uno de los oradores representando a un conjunto de vecinos que se han unido bajo el lema “Río Santa Cruz Sin Represas”

La postura oficial fue asegurar, con un estudio de impacto ambiental, pagado por el Estado que estas represas que producirán 1310 megavatios no tendrán un impacto sobre el Río Santa Cruz. La  Audiencia no es vinculante. “Hace por lo menos 70 años que se viene debatiendo la construcción de estas represas. Acá hay tres pueblos que serán totalmente afectados, Calafate, Comandante Luis Piedra Buena y Puerto Santa Cruz. Nosotros defendemos la naturaleza. Si se suman las dos áreas que se usarán para la construcción de las represas, suman dos veces la superficie de la Ciudad de Buenos Aires. Sabemos que si se utiliza sólo un tercio de esa superficie para hacer un Parque Eólico, se podría generar la misma energía, pero con un costo tres veces menor. Nosotros estamos alrevés del mundo: cuando se comienzan a cerrar las represas, nosotros queremos hacerlas, es una forma de generar energía que se está dejando de usar“, sostiene este santacruceño que sabe que el paisaje y la naturaleza de su entorno cambiarán con las represas.

Desde 2015 se halla en vigencia un contrato de obra entre el Estado Nacional y la Unión Transitoria de Empresas que integra China Gezhouba Group Company Limited, Electroingeniería Sociedad Anónima e Hidrocuyo Sociedad Anónima. Las represas tendrán un costo de 4730 millones de dólares que será financiado con un crédito del China Development Bank Corporation, quien pondrá el 85% de ese monto, cubriendo el faltante el Estado Nacional. Las represas se construirían entre el Lago Argentino hasta un sitio que se halla a 130 kilómetros de Comandante Luis Piedra Buena. De un lado y el otro, se tratan de áreas sensibles en términos ambientales. “Nosotros acá tenemos al maca tobiano, que es un ave en peligro de extinción, sólo quedan 800 ejemplares, en verano tiene su hábitat en el estuario del río Santa Cruz, no sabemos qué pasará con esta espacie cuando se modifiquen las cotas del río. Es un ave protegida”, argumenta Yanicelli. El estudio presentado por el gobierno no menciona qué sucederá con especies como el maca tobiano.

El recurso de amparo presentado por organizaciones como Aves Argentinas y Fundación Vida Silvestre, es hoy lo único que frena la construcción de las represas, de ahora en más será la Corte Suprema quien destrabe o no esto. Para el gobierno antes de fin de año la Corte podría expedirse y de esta manera comenzar con las obras. Para los vecinos que comparten su vida con el río Santa Cruz, esto recién comienza: “Nosotros estamos en contra de las represas, pedimos que se informe bien a la población y eso no se está haciendo”

Si queres seguir de cerca las novedades de la audiencia podés hacé click acá.