La vieja casona que pertenecía a una familia antigua de Colonia Caroya (Córdoba) hacía décadas que estaba abandonada, con un inmenso parque y una arboleda centenaria de plátanos, el terreno junto con las ruinas del casco se hallaban ociosos. La comunidad votó que el lugar pueda ser disfrutado todos y el Municipio inició las gestiones para expropiarlo y en estos días tomó posesión del predio con el fin de hacer una Reserva Ecológica.

Colonia Caroya es conocida por sus salames, su vino patero y productos regionales, aunque uno de los problemas en la comarca cordobesa son los pocos espacios verdes que tiene. Por esta razón el terreno que expropió el municipio cobra una relevancia mayor. El predio tiene 135 metros de frente por 200 de fondo. La casa, en estado de abandono, no tiene valor y recuperarla insumiría un enorme costo, pero lo que es importante en términos ecológicos es su patrimonio ambiental, con árboles y plantas de diferentes especies.

Según difunde el Diario La Voz, el destino que tendrá este predio será como Reserva Ecológica, y no se usará para ningún otro fin. La nueva zona verde será un nuevo paseo para la ciudad, pero también un lugar de recreación para cuatro barrios que se hallan cerca de la futura reserva. “Vamos a buscar especialistas para que nos ayuden a ver cómo lo rediseñamos, y a ver que participe toda la comunidad porque fue uno de los proyectos que votó la gente dentro del presupuesto participativo.” comentó a la prensa el intendente Gustavo Brandán. Se supone que el diseño paisajístico fue hecho por el arquitecto Carlos Thays.

“Cuando era niño siempre pasaba frente a ese parque monumental con grandes y variadas especies de árboles y quedaba sorprendido. Siempre imaginé que ese lugar tenía que ser un gran espacio verde para que lo disfrutemos todas. Hoy hicimos realidad ese viejo sueño entre todos” Para que el proceso de expropiación se realice la municipalidad depositó a la Justicia $ 4.4 millones, que fueron aportados por el gobierno provincial.

En el pueblo, la vieja casona ahora es de todos. La comunidad votó en forma mayoritaria la creación de esta Reserva Ecológica. La metodología del presupuesto participativo es pedirle a los vecinos que voten por aquellas ideas o proyectos que sean de trascendencia a nivel comunal y que impacten en la sociedad en forma positiva.