El Concejo Deliberante de Córdoba aprobó este jueves una iniciativa que obliga a disponer de asientos especiales para personas con obesidad en ámbitos públicos y privados de libre acceso con atención al público en la capital provincial.

El proyecto alcanza a restaurantes, bares, cines y otros espacios para que dispongan de asientos especiales pero que no conformen lugares especiales. La idea es que no se creen lugares que permitan la discriminación, sino todo lo contrario, que estos asientos estén disponibles al igual que los de tamaño estándar.

Los asientos deberán tener un ancho, entre ejes de brazo, que no podrá ser inferior a los 80 centímetros, con una profundidad mínima de 70 cm., y se dispondrán de manera tal que no conformen un sector especial.

El objetivo del proyecto es por más inclusión social para aquellas personas que se sienten discriminadas por padecer obesidad.