La sal forma parte de la mesa de todos los argentinos, tenemos uno de los mayores consumos de este mineral en todo el mundo, los risgos de abusar de ella son muy graves para la salud y por esta razón la Cámara de Senadores de Entre Ríos sancionó una ley que promueve limitar su uso y prohibir su exhibición en los locales de comida, así mismo la ley establece que los clientes deberan recibir alternativas para sazonar sus comidas. 

La sal está presente en casi todos los alimentos que consumimos, la Organización Mundial de la Salud estableció que el consumo máximo que debe tener un ser humano es de apenas 5 gramos diarios. En la Argentina ese valor se duplica y alcanza los 12 gramos diarios

El consumo excesivo de sal aumenta los riesgos de la hipertensión y de sufrir un accidente coronario. Gran parte de la sal ingerida se halla ya en alimentos procesados. Por este motivo es tán difícil bajar su consumo, porque estos alimentos que tienen sal incorporada son de consumo masivo, tales como pastas, panificados, snacks y embutidos. 

La inciativa entrerriana surgió por el ex diputado Antonio Alizegui, que presentó el proyecto en 2013 y recién esta semana el Senado dio sanción definitva y lo convertió en Ley. La norma ahora establece que todos los locales de comidas, pero también los bailables, bares, salas de espectáculos y lugares de acceso público deberá exhibirse un cartel en un lugar visible con la leyenda: “El consumo excesivo de sal es perjudicial para la salud”

La Ley establece que no se podrá incluir saleros en las mesas o en lo sitios donde se comercialice alimentos. Todos estos locales deberán tener para sus clientes una alternativa, en este caso se aconseja la sal con bajo contenido de sodio. A los comercios que no acaten esta norma, serán multados. 

Los especialistas en nutrición advierten además que hay varios sustitutos para la sal: el ajo, el limón, las semillas de girasol, la salsa de soja, la cebolla en polvo y la pimienta negra.