Mar de Cobo es uno de los lugares más bellos de la costa bonaerense. Con sus playas interminables y su extensa arboleda, esta localidad del Partido de Mar Chiquita es ideal para el descanso y el relax. Ademas del mar y de la magia de los amaneceres, hay un emprendimiento gastronómico que le agrega un valor más a esta tierra: hacen aquí un alfajor hecho a base de cerveza artesana, el “Dulce Cobo”.

El alfajor es original, por su elaboración y sabor. Conjuga lo dulce con las notas amargas de la cerveza casera. Aquellos que lo han probado dicen que se trata de un bocado exquisito. “Esta delicia la elaboran las hermanas Pignataro, Noelia y Gisela, y la comercializan a través del emprendimiento ‘Dulce Cobo’ que los turistas encontrarán en Avenida Mar de Cobo y Buena Vista”, comunica el portal de prensa de Turismo de la provincia de Buenos Aires.

“Dulce Cobo es un desafío para el paladar, al principio cuando los comes sentís el gusto del chocolate, luego hacia el final el amargo de la cerveza”, afirma Gisela. “Tienen cebada en la masa y cerveza en el dulce de leche. Además le hicimos un jarabe de cerveza artesanal negra para los de chocolate negro y de rubia para los blancos, es una especie de jalea, como una mielcita en el centro del alfajor”, detalla Noelía Pignataro.

Mar de Cobo está a 6 km al sur de Mar Chiquita, ingresando por la ruta provincial N°11 Es un pequeño pueblo marítimo que tiene algo más de 600 habitantes estables. Gracias a su poca contaminación lumínica se puede apreciar de noche un cielo diáfano con un manto estelar impresionante, que vuelve inolvidables las caminatas por el bosque en horas nocturnas. La biodiversidad del ecosistema es muy rica, destacándose la gran variedad de aves. En noviembre se desarrolla la Fiesta Nacional del Cordero Costero.

El alfajor tuvo su bautismo en la Fiesta Nacional de la Cerveza que se hizo en febrero en Santa Clara del Mar, desde entonces se ha convertido en un atractivo que ha ganado adeptos entre los vecinos y los visitantes de Mar de Cobo.