En una provincia en donde la nieve es un escenario usual durante varios meses al año, las pistas no son inclusivas a personas con capacidades reducidas, para cambiar esto, la ONG Derribando Barreras junto al Colegio San José Obrero trabajan en la construcción de una silla de ruedas adaptada para la nieve para que puedan ser usadas en los centros de ski de toda la provincia.

La Secretaria de Turismo, cuyo responsable es Andrés Méndez se mostró muy interesada con el proyecto que le daría a Neuquén la posibilidad de ofrecer sus pistas de ski a una enorme porción de turistas con alguna discapacidad motriz. A tales efectos el funcionario visitó el colegio donde están trabajando en un prototipo.

La idea partió de la ONG Derribando Barreras y la silla de ruedas adaptada para la nieve está siendo construida por profesores y estudiantes del Colegio San José Obrero de Neuquén. El proyecto ha puesto a toda la Institución educativa en marcha. Saben que muchas personas esperan con ansiedad poder esquiar por primera vez en sus vidas gracias a esta silla adaptada. 

Cristián Sánchez, profesor a cargo del equipo que está llevando a cabo la construcción del prototipo, aseguró que el trabajo estará terminado en dos semanas. Méndez reconoció que “esta iniciativa no sólo es innovadora, sino que también es de carácter estratégico ya que permitirá ampliar la accesibilidad. Esto puede marcar un antes y un después en la movilidad de las personas con discapacidad en los parques y centros invernales de la provincia y el país” 

El funcionario provincial anticipó que cuando esté listo el prototipo: “lo presentaremos en un acto para poder promover su fabricación y la idea es compartir este esfuerzo con el Consejo Federal de Ciencia y Tecnología Nacional. Es un tema que incorporaremos en la agenda para que en las próximas temporadas en se pueda disponer del modelo en cada destino de nieve”.