Los efluentes cloacales o industriales previamente tratados serán reutilizados en riego agrícola o forestal de acuerdo a una nueva resolución del Departamento Provincial de Aguas de Río Negro, que estableció un marco legal para futuros emprendimientos.

Los términos de de la resolución prohibe expresamente el uso en cultivos de ingesta en crudo o cosecha de frutos en contacto directo con el efluente tratado (recolección del suelo). Los interesados en proyectos de esta naturaleza deben cumplir una serie de requisitos dentro de determinados parámetros físico-químicos. Así, se evitará la proliferación de bacterias contaminantes en alimentos como Escherichia coli o salmonela.

El organismo tomó la decisión de adoptar políticas públicas que promueven el tratamiento y nuevo uso dentro de un concepto de gestión integral de los recursos hídricos en general. En este caso se destacó que esta medida se presenta como una “alternativa ambiental sustentable” teniendo como principal beneficio preservar la calidad de los cuerpos de agua naturales evitando su uso como cuerpo receptores de líquidos, y de paso que aparezca la posibilidad de obtener una ventaja adicional en desarrollos productivos.

El manejo de este tipo de caudales deberá estar circunscripto a un determinado lugar, y por lo tanto el ente hidráulico dispuso que quienes estén interesados en llevar a cabo estas iniciativas deberán presentar un proyecto para definir un Área de Cultivos Restringidos.

Esta zona deberá estar delimitada en forma perimetral mediante alambrados o barreras físicas y señalizadas mediante cartelería informativa acerca del objetivo a cumplir.La estrategia ambiental habilitará a producciones ligadas con cultivos de origen forestal, forrajeros para henificación o ensilaje, oleaginosas, frutales u ornamentales.

Las actuaciones en materia de reutilización ya cuentan con algunos antecedentes. Por lo menos dos establecimientos fabriles de Río Negro (Fridevi y Pollolín) emplean cierta infraestructura disponible con un incipiente proyecto de riego de recursos forestales. Además, en los planes directores que está elaborando el Departamento Provincial de Agua en el emplazamiento de plantas de tratamiento cloacales (Villa Regina, Choele Choel, Luis Beltrán y la futura relocalización de Viedma) se alienta la expectativa del reuso del agua. 

En lo que se refiere a la reutilización del agua del fracking, hay un antecedente del año 2013, cuando La empresa Neuquina de Petróleo G&P en conjunto con Total Austral, Nalco Argentina y Schlumberger obtuvieron lo que puede ser considerado un hito muy importante en el camino por la optimización del consumo del agua y el cuidado del medio ambiente al conseguir que el agua usada en el proceso de fracking sea utilizada para otra fractura hidráulica, disminuyendo considerablemente de esta forma, el consumo de agua dulce.