Para el cocinero no hay muchos secretos: todo lo que se haga en horno de barro tiene otro sabor. El Trapiche es una localidad puntana que pretende llevar este concepto a un nivel superior: hará un predio con diez hornos de barro con capacidad para sacar dos mil empanadas en una sola tanda. Los amantes de la buena comida ya hacen fila para poder conocer el primer “hornódromo” de barro del pais. Piensan tenerlo listo para fin de año.

La idea de hacer este predio con hornos de barro salió de un comerciante del pueblo, Ignacio Ojeda, quien pensó que para atraer gente y además hacer conocer las atractivos gastronómicos del lugar, nada mejor que hacer varios hornos de barro para hacer fiestas, eventos o competencias de platos típicos. La idea enseguida tuvo eco. “En mayo nosotros formamos el Consejo Municipal de Turismo, a partir de ahí surgieron muchas ideas. Ojeda, tuvo la idea de los hornos y nos contagió. Lo que hicimos entonces fue comenzar a investigar, para ver si encontrábamos el ‘hornódromo’ en otra parte de la Argentina. No lo hayamos, así que vamos a ser los primeros en tener la estructura”, comenta a Infogei Marcelo Páez Logioia, el intendente de El Trapiche.

El Trapiche es uno de pueblos con mayores atractivos turísticos de San Luis. Está en el limite con Córdoba, la zona tiene un paisaje soñado, la comarca está rodeada de cerros, jardines, parques, huertas y abundante vegetación. Cuenta con un balneario natural. El horizonte, al este, acompaña con la presencia de las Sierras de San Luis. Todos los años se hace la Fiesta de los Ríos. El “hornódromo” sumaría un atractivo más a la variada oferta recreativa de la localidad.

Andrea Yamin, una de las integrantes del Consejo Municipal de Turismo tuvo la misión de diseñar el boceto del predio. Cada horno tendrá un metro sesenta de diámetro. La construcción comenzó esta semana, y los organizadores se esperanzan en afirmar que para el 24 de noviembre estará todo listo. La fecha no es caprichosa, ya que para esa altura estará el Pre Cosquín y la Fiesta de los Ríos.

“La idea es hacer competencias y eventos gastronómicos y populares. Concursos con igualdad de condición, porque todos van a cocinar en la misma estructura. En el horno podés hacer lo que sea. Desde carne a la masa, chivitos, asado, panes, cualquier comida”, detalló el intendente, quien además afirmó que el predio estará disponible para escuelas y clubes que quieran realizar allí eventos comunitarios.

El horno de barro es sólo para entendidos ya que requiere un manejo del calor muy hábil y gran experiencia en puntos de cocción. En El Trapiche aseguran que están los mejores cocineros de horno de barro del país. Pronto tendrán el primer “hornódromo” para demostrarlo.