Nuevamente la megamineria pone su mira en los escenarios naturales más bellos y vírgenes de nuestro país. Este vez le toca al norte neuquino. El ministro de Energía y Servicios Públicos, Alejandro Nicola, anticipó que el gobierno neuquino publicará en breve un llamado público para las empresas que estén interesadas en hacerse cargo del proyecto aurífero de Andacollo, como paso previo a una nueva licitación de este desarrollo minero del norte neuquino.

Desde Buenos Aires, donde participó de la Expo Oi l& Gas 2015 junto con el gobernador Jorge Sapag, Nicola dijo que en los próximos días “se publicará el aviso con el llamado a interesados para este proyecto. Hemos tenido en estos meses varias empresas que tomaron contacto con nosotros para interiorizarse de la iniciativa”.

Explicó que el primer paso para la reactivación de la mina de Andacollo “es publicar esta convocatoria, para que las empresas del sector manifiesten formalmente su interés. Posteriormente realizaremos una licitación entre todas aquellas firmas que se hayan presentado y, una vez resuelta esa compulsa, elaborar un nuevo contrato para rehabilitar el proyecto”.

La ciudad de Andacollo se ubica en el norte de la Provincia de Neuquén, en el departamento de Minas, y a 60 kilómetros de Chos Malal. Al pie de la Cordillera de los Vientos, se combina un hábitat único con ríos de aguas transparentes y bosques patagónicos de gran belleza natural. Se trata de un lugar de notable importancia turística, pero también es un territorio donde viven comunidades tranquilas que trabajan la tierra en forma responsable. Andacollo se destaca por la tranquilidad y buena pesca en sus cursos de agua claras. Hay alojamiento, estaciones de servicio, artículos regionales, un camping municipal, hospital público, un balneario natural a 8 km sobre el Rìo Nahueve. Todo esto estaría en juego si la empresa que quiere extraer oro y cobre lo hace sin un debido estudio de impacto ambiental.

Nicola se mostró optimista ya que en los últimos meses “hemos recibido visitas y hemos tenido contactos desde varias empresas, algunas que operan en el país y otras del exterior, como de Canadá y Ecuador”.

“Creemos que van a ser varias las empresas que van a participar, porque han hablado muy bien del proyecto; está bien conceptuado. Solo resta esperar a que se presenten para que podamos comenzar a trabajar en concreto por la realización lo antes posible de este proyecto”, concluyó. Aquí es donde entran en juego los intereses económicos y las declaraciones confusas de dirigentes que dicen proteger la naturaleza y nuestro patrimonio pero terminan negociando con estas multinacionales que exprimen nuestros recursos minerales.