Durante la mañana del pasado 1 de noviembre, uno de los campos de trigo de la ruta de ingreso a Chicoana, provincia de Salta, amaneció con una huella de nueve círculos conectados entre sí y con una figura en uno de los extremos.

El agroglifo, de origen todavía desconocido se suma a la serie de extrañas impresiones que se suceden en la misma zona desde 2008, siempre en campos de trigo y siempre en la misma época del año.

Mercedes Casas, una estudiosa de los fenómenos OVNI en dicha provincia, acompañó las primeras exploraciones del terreno, ubicado en un campo de la ruta de ingreso al pueblo, y en el que se realizaron mediciones de radioactividad, se tomaron imágenes aéreas y muestras que serán evaluadas en estos días.

En su muro de Facebook, Casas dice que “hay ciertos detalles macroscópicos que se observan en las espigas dañadas por radiación, según lo que afirman especialistas europeos, como ser daños en los nodos de las plantas, en las raíces e incluso en las espigas. He encontrado ese tipo de daños en espigas de años anteriores en forma mas abundante, este año encontré algunas pocas espigas así. Estos detalles son pequeños pero pueden ayudar a pensar en similitudes con casos europeos”, dice la investigadora y agrega que, en el caso de Chicoana, el detalle de los diseños no es tan sofisticado como en los agroglifos de Inglaterra. “Queda a la vista que es muy difícil poder dar una opinión definitiva, tanto en uno como en otro sentido, siempre es importante ser cauto, y eso le da más valor a todo lo investigado”, dice Casas.

En 2012 Casas estudió en profundidad un caso en el que el hijo de una funcionaria policial sufrió un shock postraumático debido a una experiencia que tuvo relacionada con uns luces que aparecen en los campos, sobre las que los vecinos aseguran que es común verlas.

Acá podés mirar uno de los videos que los vecinos difundieron a través de internet sobre este nuevo fenómeno:

A continuación, el esquema correspondiente a las huellas, con la medidas correspondientes a cada círculo, realizadas por Marcelo Villagra (de Chicoana), y el investigador Carlos Burgi, de ‘Ovni Tucumán’:

El eje mayor de este agroglifo corresponde a los 275º, y en algunos de los círculos se observa una pequeña desviación Norte del centro de la misma. (275º es aproximadamente Este-Oeste)