Mediante análisis genéticos, un equipo de investigadores de Córdoba y Misiones identificó y caracterizó un nuevo virus que afecta el rendimiento de la yerba mate. El hallazgo, publicado en la revista “Archives of Virology”, permitirá su rápida detección y abre caminos para el desarrollo de estrategias de control.

El patógeno viral fue aislado en yerbatales de Corrientes y Misiones. Las plantas presentaban síntomas como anillos blanquecinos, diseños lineales y nervaduras amarillentas. Después de realizar su estudio, los investigadores comprobaron que se trataba de una especie nueva. “No existía en la literatura científica”, explicó a la Agencia CyTA-Leloir el doctor Nicolás Bejerman, investigador del CONICET en el Instituto de Patología Vegetal (IPAVE), que depende del Centro de Investigaciones Agropecuarias (CIAP) del INTA, en Córdoba.

Bejerman y sus colegas bautizaron al microorganismo como “virus asociado a la clorosis de la yerba mate” (YmCaV). Y además obtuvieron su genoma o secuencia completa de sus más de 12.000 “letras” o nucleótidos.

Con esta información se elaborarán reactivos de diagnóstico para determinar su distribución en los yerbales de Argentina. Y también se buscará el insecto vector que transmite este virus”, destacó el investigador.