En una de las zonas más marginales de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires existe un predio de 40 hectáreas a orillas de un lago ubicado en los barrios Soldati y Villa Lugano. Con el objetivo de incentivar el acercamiento a la naturaleza, la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad de Buenos Aires hizo un taller sobre “Cómo plantar un árbol”, alumnos de varias escuelas y vecinos plantaron 150 árboles de especies nativas.

El taller estaba incluido en las actividades por el día del árbol que se celebró el pasado 29 en todo el país. Un miembro de la ONG Un árbol para mi vereda, que participó del evento, comentó delante de los concurrentes: “Hoy van a aprender a sembrar una semilla.  Plantar árboles es la forma más efectiva, y la más eficiente, de mitigar las emisiones de dióxido de carbono“, uno de los pilares de la actividad fue que los niños tomen conciencia de la importancia de plantar y de cuidar a los árboles.

Para acercar a los niños al cuidado y entendimiento de su entorno, los guardaparques Gloria Dominguez y Jeremías Campos, junto con integrantes de la organización “Ñandé Retá” hicieron una actividad en donde invitaron a los jóvenes a reconocer la flora del lugar, etiquetando las diferentes especies que existen alrededor del lago.

Una de las escuelas que participó del evento, fue la N°2 “Arturo Jauretche”, forma parte del Programa Escuelas Verdes. “Estamos hoy celebrando el Día del Árbol porque somos una escuela inmersa en la problemática ambiental de la zona sur que trabaja hace más de cuatro años conscientes de que podemos hacer algo por nuestro ambiente”, comentó Mauro Masone, profesor de Biología, quien tiene a cargo un proyecto ambientalista para cuidar la biodiversidad en la zona de Los Piletones y Villa Soldati.

Esta escuela creó un sistema de “fitoremediación” que funciona por medio de un estanque de treinta metros de diámetro, allí hay agua del riachuelo y plantas acuáticas que “absorben los metales pesados del agua y le dan el oxígeno que le falta”, comenta el profesor.

“La iniciativa de hoy consistió en coordinar la plantación de 150 árboles nativos, para cuya actividad invitamos a vecinos y chicos de escuelas”, detalló Juan Filgueira Rizzo, Presidente de la Agencia de Protección Ambiental

De parte del estado, se hizo presnte Ezequiel Capelli, subsecretario de Mantenimiento del Gobierno porteño quien defendió la postura del ejecutivo al afirmar que pretenden “volver a tener las especies nativas en el lugar es una preocupación y un objetivo que hoy nos hace venir a acompañar esta plantación”.

Actualmente la cuenca Riachuelo-La Matanza es una de las más contaminadas del mundo, en sus orillas casi no hay vida. La única forma de recuperar esos espacios es dándole nuevamente un espacio a la naturaleza.