Los restos serán enterrados con una ceremonia ancestral. El monumento, para cuya finalización aún faltan varios meses, es levantado en Colonia Aborigen Napalpí, donde ocurrió en 1924 la masacre de miembros del pueblo Qom y Mocoi, cuyas fosas están siendo intensamente buscadas hoy por el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF).

Un arquitecto Qom está a cargo del diseño del flamante monumento en el que trata de reproducir un sector circular, que remite al momento en que los jóvenes se reunían alrededor del fuego a oír los relatos de los ancianos, y varios paneles donde constará una síntesis de la historia de esa comunidad.

Se trata de nueve Qom fusilados durante la “Campaña del Chaco”, a fines del siglo XIX, que integraron las primeras colecciones del Museo de La Plata.

Según el Catálogo de la Sección Antropológica del Museo de La Plata entre los restos se encuentran los de un joven llamado “Pichón“, fusilado a los 24 años en 1887; los restos del cacique “León“, muerto en 1887 por las tropas, “Petizo“, fusilado en 1886 en Resistencia; el Cacique “Löwöreraik” (El Quemado), asesinado por el comisario de esa misma ciudad en 1887; y un Qom N.N. fusilado en 1886 en Resistencia.

Los restos fueron restituidos a través del Programa Nacional de Identificación y Restitución de Restos Indígenas deI Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), coordinado por el Antropologo Fernando Miguel Pepe.

urnas qom