Luego de que una avioneta pulverizadora sobrevolara la zona, las consecuencias fueron cuadros de alergia y tos hasta el día siguiente, según informó el establecimiento educativo a Noticia Uno.

Una docente de la institución relató que “era impresionante el olor y tuve que cerrar las ventanas y puertas del comedor porque no sabíamos de dónde provenía. Pero era algo químico sin dudas”, y que el olor era muy fuerte y todos los chiquitos comenzaron con tos tipo alérgica de repente y no podían respirar”.

El hecho sucedió a mediados de septiembre. Aún no se pudo precisar “si el avión que sobrevolaba roció con agroquímicos la escuela en pleno horario de clases, o si en algún sembrado arrojaron unas pastillas que combaten los gorgojos y que despiden un humo tóxico”, lo cierto es que los niños padecieron un cuadro agudo compatible con intoxicación por agroquímicos mientras estaban tomando clases.

Pueblos Fumigados

Las fumigaciones con agrotóxicos son un problema de muchísimas escuelas rurales de nuestro país, en el Litoral, en el Norte, en Córdoba, en Neuquén y también en la provincia de Buenos Aires. Allí, en los pueblos fumigados suceden todo el tiempo los casos de alergias, problemas respiratorios y neurológicos, malformaciones congénitas, abortos espontáneos, y cáncer, como consecuencia de estas fumigaciones del agronegocio.

Entre Ríos es una de las provincias más afectadas por el uso indiscriminado de estos venenos, y las escuelas son los focos más vulnerables. Podemos recordar el fallo histórico del tribunal oral de Concepción del Uruguay en octubre de 2017, que condenó a un año y 6 meses de prisión en suspenso a tres imputados por “lesiones leves culposas y contaminación ambiental culposa”, tras realizar pulverizaciones con estos químicos en los alrededores de la Escuela N° 44 “República Argentina” de Santa Anita.