Entre Ríos producirá energía alternativa a través de pellets de madera, según un estudio de factibilidad elaborado por el Observatorio de Energía Renovable, un organismo creado mediante un convenio suscripto entre el gobierno provincial y la delegación Concordia de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN).

El estudio, presentado anoche en esa casa de altos estudios, se aplicará en el Parque Industrial de Federación, donde se instalará una fábrica de pellets de madera, de diferentes capacidades y particularidades, para la producción de energía renovable.
El ministro de Planeamiento provincial, Juan Javier García, explicó que el proyecto “implica un trabajo articulado y cooperativo”, que surgió de una reunión que mantuvo el sector maderero con el gobernador Sergio Urribarri.

El funcionario dijo que en el proceso “incidirán varios factores en los que se deberá trabajar, como la competitividad de la producción y la gestión de vías de financiamiento. Así, el desarrollo de una nueva energía alternativa se puede llevar adelante”, observó.

Los pellets son un producto natural, catalogado como biomasa sólida, formado por cilindros muy pequeños, de pocos milímetros de diámetro. Son elaborados a partir de aserrín natural seco, sin ningún aditivo, ya que se utiliza como aglomerante la propia lignina que contiene la madera.

El aserrín es comprimido a una alta presión para formar el pellet, que alcanza una composición muy densa y dura y tiene un gran poder calorífico.