Los antiguos lo consideraban el “primer metal”, a partir de él emanaron los demás, desde siempre causó fascinación por ser un metal liquido y los alquimistas lo creían mágico por cuanto al hervirse el mercurio se transformaba en oro puro. Lo cierto es que se trata de un elemento químico altamenta tóxico y al entrar en contacto con el medio ambiente provoca un daño irreparable. En Entre Rios a partir del año que viene estará prohíbido el uso y la comercialización de elementos médicos que contengan este metal contaminante.

En un comunicado, la Secretaria de Salud de Entre Ríos indicó que la provincia se adhierirá a la Ley 10.421 que prohíbe “la producción, comercialización o cesión gratuita de esfigmomanómetros de columna de mercurio para la evaluación de la tensión arterial y los termómetros, como así también de cualquier otro instrumento de uso medicinal que contenga dicho metal, destinados al público en general”.

Según la ONU unas 6000 toneladas de mercurio entran cada año en el medio ambiente. Unas 2000 toneladas proceden de la quema de carbón en fábricas y hogares. El mercurio que emana de las fábricas se deposita en el mar o en ríos adhiriéndose a algas y líquenes. Muchos peces se contaminan y el mercurio no se retira del pez por lo que la cadena continúa con la ingesta de ese pez por el hombre, que de esta manera pasa a ser el último deposito de ese mercurio. Hay peces que naturalmente tienen mercurio en sus sistemas digestivos, tales como el tiburón y el atún. En nosotros, la presencia de mercurio afecta principalmente al sistema nervioso, aunque también altera el sistema inmunológico; los sistemas genéticos y enzimáticos; e induce un desarrollo anormal de los embriones.

Se halla mercurio en las composiciones de algunas vacunas, a raíz de esto hay una fuerte movimiento mundial que pretende derogar los planes de vacunación obligatorios en aquellos países, que, como Argentina, vacunan en forma forzosa a toda la población, incluyendo niños recién nacidos.

Con respecto a la Ley 10.421, a nivel nacional el uso de instrumentos médicos que contengan mercurio quedó totalmente prohibido desde el año 2009 por una disposición del Ministerio de Salud, por considerar de enorme toxicidad la exposoción a este metal pesado.

En Entre Ríos la prohibición será aplicable a los intrumentos que se usan los médicos y los veterinarios. La provincia deberá confeccionar un protocolo de recolección, almacenamiento y traslado de todos los insumos que se dejen de usar.

“Se realizará un inventario de los insumos, reactivos químicos y dispositivos médicos que contengan mercurio en los establecimientos públicos de salud, los cuales serán desechados y reemplazados en su totalidad por similares de tecnología digital”, la normativa se extenderá a centros de salud privados y para aquellss personas físicas o jurídicas que continúen usándolos se les aplicará graves multas.