T ° | ST °
Revista el Federal - Turismo - nota

Entre Ríos: Una reserva de ágatas enriquece el turismo en Colón

El rescate de piedras semi preciosas es una de las gemas predilectas de la ciudad de Colón. Un reservorio exhibe más de 2.000 ágatas. Se trata de una actividad que atrae cada vez a más turistas locales y extranjeros.

La ciudad de Colón se ha convertido en el sitio turístico preferido de la provincia de Entre Ríos para miles de familias cada año. Las playas y los deportes náuticos sobre el río Uruguay, y el Parque Nacional El Palmar emergen como sus atractivos más destacados. Sin embargo, el rescate de piedras semi preciosas es, precisamente, una de las gemas predilectas de turistas del resto del país y del mundo, que llegan a este punto del Litoral argentino.

El Reservorio de Piedras de Selva Gayol, un museo ubicado en la localidad entrerriana de Colón en el que se exhiben más de 2.000 piedras de ágata, se ha convertido en un nuevo atractivo turístico de esa zona costera del río Uruguay.

El ágata es un conjunto de variedades del cuarzo o sílice, cuya cualidad característica es la de poseer serpenteantes bandas de colores poco contrastados que, alineadas una encima de la otra, con sutiles ondulaciones, responden a la forma misma de la piedra.

El rescate de piedras semipreciosas es una actividad que cada vez atrae a más turistas locales y extranjeros. Muchos llegan a la Reserva para conocer los secretos de esa tarea e iniciar emprendimientos similares“, expresó la directora de Turismo de Colón, María Rosa Sander.

Sander afirmó que estas piedras semipreciosas y ornamentales “también son muy requeridas para la realización de terapias alternativas porque exponen cualidades favorables para la salud“.

El Reservorio de Piedras de Selva Gayol, un museo que también es sala de exposiciones y feria, se encuentra en el barrio Troncos Petrificados, a menos de cinco kilómetros del centro de Colón, a 150 metros del río Uruguay y a unos 500 metros de la ruta 130.

La funcionaria local subrayó que los turistas que llegan a este lugar, “se centran particularmente en llevar piezas de ágata para enriquecer colecciones de minerales semipreciosos” y también “en la singular belleza de esta piedra, que la adquieren en productos de bijouterie y artesanías”.

“Muchos turistas las solicitan para tratamientos de gemoterapia o reiki, ya que esta piedra multicolor, formada a partir de multitud de cristales de cuarzo, posee propiedades energéticas que favorecen el equilibrio físico, mental e intelectual”, agregó.

Sander afirmó que “incluso se acercan algunas familias judías que llevan las piedras a sus seres queridos en los cementerios para seguir, con una tradición religiosa que elige las piedras en lugar de las flores”.

Este nuevo atractivo turístico “potencia las playas y balnearios sobre el río Uruguay, las excursiones náuticas combinadas con caminatas por las islas y las actividades como trekking, windsurf, kayak, remo, windsurf, navegación a vela y esquí acuático”.