“Es un proyecto familiar, que hemos decidido iniciar una huerta callejera, urbana. La idea es demostrarme a mí y a las personas que pasan por la calle que en un pequeño pedazo de tierra se pueden producir muchos alimentos“, expresó la autora de esta iniciativa al medio local Elonce TV.

“Queremos demostrar que en un pedazo de tierra se pueden producir alimentos“, agregó y detalló que su hijo junto a un amigo “son los grandes hacedores de la huerta. Trabajamos con madera reciclada, semillas. Seguimos los principios agroecológicos, permaculturales. El objetivo es poder armar una ecocuadra“, dijo.

El exterior de esta vivienda, ubicada en calle Macia y 4 de enero, cuenta con canteros de madera que contienen la huerta que se inició el año pasado y que con la pandemia debió suspenderse.

“En mi familia estamos consumiendo lo que plantamos y no llegamos a comer todo lo que se produce”, mencionó esta vecina que se inspiró en los “ecobarrios” de Brasil para empezar con su proyecto, ya que considera que “tenemos que trabajar sobre la conciencia de soberanía alimentaria, que nuestros alimentos los podamos producir nosotros, para nuestras familias y vecinos”.