Fuente: Ministerio Agricultura Ganadería y Pesca

Las economías regionales hacer al fortalecimiento de los pequeños pueblos y con esto de las regiones de todo nuestro país. De un total aprobado de más de un millón de pesos, se entregaron aportes por cuatrocientos cincuenta mil para la región patagónica. Esta primera entrega de recursos se realizó en un acto en la ciudad de Bariloche. Los cambios que transforman el campo sin duda impactan en la organización familiar, pero también en la economía de las familias agricultoras y crianceras porque buena parte de ellas son sostenidas por las mujeres. Ellas elaboran conservas, artesanías y tejidos, producen alfalfa, maíz, pollos parrilleros, corderos, cerdos, huevos, quesos, entre otros productos hortícolas y frutícolas. 

La región patagónica trabaja hace largo tiempo en la articulación de este sector. Este apoyo, constituye una forma novedosa de fortalecer los espacios de construcción comunitaria de estas organizaciones de mujeres que comparten experiencias productivas desde hace años, y consolidarlos como herramientas políticas. De un total de 66 proyectos a nivel nacional, 29 son impulsados en esta región. En esta entrega la aplicación de los fondos se implementará a través de la organización “Granjeros Patagónicos” de la localidad de Senillosa, Neuquén. 

Además de la compra de insumos y elementos para las diversas producciones, el destino de estos recursos apunta a mejoras de infraestructura productiva, a la incorporación de tecnología para la vivienda, al acceso al agua para consumo humano y al turismo rural.  Como expresó María Cassino, en representación de la Secretaria de Agricultura Familiar, “la entrega de estos fondos servirá para afianzar y continuar con el avance de las políticas públicas de integración, arraigo e igualdad que son las líneas de acción de esta Secretaría.” 

En Neuquén algunas de las mujeres campesinas y de los pueblos originarios son crianceras, otras viven en zonas con problemas de sequía, falta de servicios básicos, dificultades para acceder a la salud y a la educación. Con la recepción de estos fondos, el Estado además contribuye a resolver problemáticas sociales de violencia, invisibilización, exclusión y desarraigo. Más cerca de la capital neuquina, en Planicie Banderita, las productoras viven en el campo de la cría de animales. 

En el caso de Chubut los proyectos recibieron subsidios para la compra de insumos, herramientas y para el fortalecimiento de asociaciones de artesanas. En Río Negro se formularon proyectos para la mejora y el fortalecimiento de ferias, el sostenimiento del turismo rural y el mejoramiento de la infraestructura para sumar valor agregado en origen a los productos.  En La Pampa la financiación se destinará a mejorar la producción porcina, avícola, panificados, artesanías en lana y a herramientas para el curtido orgánico de cueros. 

Durante los dos días que duraron las jornadas se realizó un taller sobre las leyes vigentes que promueven los derechos para las trabajadoras rurales. Las temáticas abordadas también se refirieron a las políticas públicas de educación, salud, e igualdad de género.