Epecuén fue una villa turística del partido bonaerense de Adolfo Alsina que el 10 de noviembre de 1985 quedó bajo las aguas de la laguna homónima, con características curativas -reconocidas por la Organización Mundial de la Salud- que la asemejan al Mar Muerto, y que este año celebra su centenario tras un proceso de resiliencia que atrae a turistas de todo el país.

Llegó a competir con Mar del Plata en la preferencia de los turistas, no solo por las características de las aguas sino también por las interminables noches de boliches y corsos, las vueltas al perro, los recreos bailables y las visitas de famosos como Sandro, Mirtha Legrand y Luis Sandrini, entre tantos otros.

Todo el brillo se opacó ese día en que una sudestada logró derrotar el muro que protegía el pueblo, que durante años había crecido de manera exponencial -en la década de 1970 tenía 5.000 plazas hoteleras estables y 250 establecimientos de distinta categoría- y lo inundó obligando a evacuar a sus casi 1.500 habitantes.

Cuando el agua volvió a su fuente original -la laguna que es parte de “las encadenadas”- lo que quedaba de la villa turística era un pueblo fantasma, derruido y que regalaba postales de tragedia.

“Son 100 años de historia de esplendor, tragedia y resiliencia. Nada, ni la tragedia más dramática, pudo ponerle fin a la historia de Epecuén y mucho menos a su encanto perpetuo, que lo convierten en un lugar único e incomparable“, expresó el intendente, Javier Andres, durante la conmemoración de su fundación, el 23 de este mes.

Si algo caracteriza a Villa Epecuén es su espíritu de resiliencia, y es así que fue su vecina Carhué, la que comenzó a reestablecer la zona como un destino turístico termal, con alojamientos que aprovechan las aguas con función curativa que fueron incluidas por la OMS en la categoría de medicina tradicional.

Actualmente la ciudad dispone de varios circuitos turísticos que reviven aquella época de esplendor: El Matadero, Ruinas de Villa Epecuén, Playas sustentables, Spa termales y el Museo Regional de Adolfo Alsina.

En la ceremonia oficial, de la que participaron ex residentes de la villa turística, se descubrió una placa “En homenaje a los pioneros que le dieron vida al pueblo y a los pobladores que continuaron escribiendo su historia”, que fue colocada en el Portal de Entrada a la Villa Turística. También se descubrió un mapa realizado para la ocasión, que ilustra los lugares más emblemáticos de esta Villa Turística que fue ícono del siglo XX.

Durante todo el año vamos a hacer distintos homenajes y actividades en relación por este centenario”, afirmó la directora de Turismo, aunque aclaró que estarán sujetos a “la situación en relación a la pandemia”.

En la Playa Ecosustentable se colocó la embarcación Stella Maris, una pequeña embarcación que fue ícono de Epecuén y donde las personas se fotografiaban para atesorar el recuerdo de su visita a la Villa Turística, totalmente restaurada y puesta en valor.

Fuente: Télam