El 10 de noviembre de 1985 un patrón extraño del clima destruyó un dique cercano, las aguas se filtraron y lo que hasta entonces era una prominente villa turística se convirtió en un mar: con 10 metros de agua, la gente empezó a retirarse. En 1993, ocho años después de la inundación, más de la mitad de la ciudad estaba bajo el agua salobre de Epecuén. Desde 2009 el agua retrocedió y quedaron las ruinas de lo que alguna vez fue una ciudad turística popular, conocida por las propiedades de la sal de su lago, tan solo por debajo de los niveles del Mar Muerto y 10 veces mayor que los de cualquier océano.

En este páramo fantasmagórico, Danny MacAskill, un deportista extremo, mudó su habilidad a nuestro país para filmar su nueva película en donde las ruedas de su bicicleta andan por las paredes derruidas, se apoyan en los hierros oxidados y hasta trepan a los techos del matadero abandonado, con el diseño inquietante del arquitecto Francisco Salamone.

El film se llama, claro, “Epecuén” y muestra a Danny MacAskill haciendo unas piruetas increíbles, trucos asombrosos como el ‘Bump Front Flip’, realizado por primera vez en el mundo. “Villa Epecuén es un lugar que me inspiró apenas vi las fotos por Internet, hace un par de años. Empecé a soñar con el potencial del lugar; sabía que tenía que ir y hacer una película allí. Quería ser la primera persona en montar una bicicleta en la increíble ciudad olvidada una vez que el agua empezara a bajar”, cuenta Danny, que consiguió el sponsoreo de Red Bull para este y sus anteriores películas.

El deportista devenido en artista ya filmó ‘MacAskill’s Imaginate’ (2013) y ‘Way Back Home’ (2010). Pero su pico de fama llegó un día: el 19 de abril de 2009, con 23 años, publicó en YouTube un vídeo de street trial de cinco minutos y medio de duración. El video (llamado “Inspired Bicycles”), grabado y realizado por su compañero de departamento, Dave Sowerby, se vio cientos de miles de veces de un día para otro. Eso le cambió la vida para la siempre: Danny se volvió una celebridad mundial de las proezas en dos ruedas. Ese video tiene, hasta hoy 19 millones de visitas. A partir de ahí, Danny apareció en el New York Times y otras publicaciones de relevancia, se incorporó a una producción de Hollywood como doble y fue nominado al Premio Laureus como “Mejor deportista extremo internacional del año”, además del premio al “Mejor aventurero del año” de National Geographic. Obviamente dejó de trabajar como mecánico de bicicletas y se trasladó a Edimburgo a montar en bici a tiempo completo, un sueño hecho realidad.

Ahora, este loco de las piruetas cayó en Epecuén, seducido por ese pueblo fantasma en donde vive un sólo habitante, Pablo Novak. Hoy Villa Epecuén conserva el encanto salobre de sus aguas terapéuticas del Lago Epecuén y lucha por volver a estar en el mapa de los pueblo felices.

Para saber más lee estas notas:

“Epecuén, el paraíso que se convirtió en ruinas”: Click acá 

“Epecuén, las aguas que curan”: Click acá 

Mirá la película “Epecuén” en: www.redbull.com.ar