Las escuelas entrerrianas buscan incentivar a sus alumnos para evitar la deserción. En la provincia se desarrolla el programa educativo NINA, que promueve talleres de canotaje y ahora de ajedrez, obligatorios para las más de 100 escuelas que integran este programa. El gobernador de la provincia, Gustavo Bordet, presente en el anuncio, destacó que esto se hace para “reforzar el compromiso de seguir trabajando con las escuelas y con proyectos que generan estímulos en los chicos dentro de sus tareas curriculares”.

El objetivo del Programa NINA (en homenaje a la educadora Nina Landreani) es mejorar los aprendizajes y desarrollar “al ajedrez como alternativa a los modos de vinculación de los alumnos con la escuela para procurar contenerlos y evitar la deserción escolar” En esta misma línea se están dando en la provincia talleres de canotaje, es decir, saberes que tienen que ver con el entorno de los pueblos en donde se estudia, donde hay río y arroyos. La escuela de esta manera ofrece conocimientos prácticos que los alumnos pueden usar en su pueblo o ciudad.

“También hay lugares en donde se dan talleres de citricultura. Es muy bueno poder hacerlo y mostrarlo a la sociedad para que esto genere mayor entusiasmo y sea sustentable este tipo de programas”, afirmó Bordet. En cuanto a la ajedrez, su inclusión es muy importante porque es un juego que promueve el uso de la inteligencia, la paciencia y se “da desde lo pedagógico, para enseñar y aprender, y con una intervención planificada, atendiendo al rol del educador”, comentó Rosana Castro, directora de Nivel Primario del Consejo General de Educación (CGE), Rosana Castro.

El Programa NINA establece a la ajedrez como una “herramienta que ayuda a mejorar integralmente los aprendizajes y se ofrece como alternativa a los modos de vinculación entre los chicos”