De acuerdo a la ONU, Argentina produce 300.000 toneladas de basura electrónica al año, y se ubica tercera en el ránking latinoamericano de mayores generadores de residuos de este tipo, detrás de México y Brasil.

La campaña riponegrina contribuirá con el adecuado manejo y disposición de aparatos electrónicos en desuso mediante el acopio y traslado, mediante la utilización de Ferrosur, hacia la disposición final que será una recicladora situada en la localidad bonaerense de Quilmes.

“En principio se realizará una prueba piloto en escuelas de la localidad de Choele Choel en el valle medio rionegrino para luego sumar a escuelas de toda la provincia”, indicó Dina Migani, Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable, y agregó que “El convenio rubricado tendrá una duración de un año y creemos que se dará comienzo en el inicio del ciclo lectivo”.

Entre los aparatos en desuso que se van a recibir se encuentran: CPU, monitores, teclados, mouse, cables, plaquetas, teléfonos fijos, teléfonos celulares, notebooks, televisores, pequeños electrodomésticos, centrales telefónicas, codificadores, routers, discos rígidos, entre otros.