En Catamarca, bajo estrictas medidas de prevención, alumnos de las Escuelas de Período Especial retomarán las clases presenciales, según lo dispuesto por el Ministerio de Educación de la provincia.

La provincia tiene 446 escuelas rurales, pero estas son escuelas de las zonas de la Puna, Pre Puna y del norte de Catamarca, donde por cuestiones climáticas el ciclo lectivo inicia en agosto y termina en junio y este año retomarán las clases del período 2019-2020.

También en Jujuy ya se diseñó un plan de regreso escalonado y parcial a las aulas, presentado a fines de mayo, que implicaría que las escuelas más vulnerables sean las primeras en tener actividad, pero como complemento de la modalidad principal de educarse en casa.

Se pretende que en el caso de los establecimientos más aislados se den 20 días de clases por 10 de aprendizaje en casa, y en los de zonas más aglomeradas sea el habitual de 5 días por 2, pero solo para una “clase de apoyo”, debiendo, por ejemplo, no haber más de 15 alumnos en un mismo horario.

En el resto de las escuelas la actividad regresaría dividida en 2 etapas más pero con modalidad de una clase por semana.

En Neuquén, donde funcionan 174 escuelas rurales, estas tienen distintos calendarios académicos según la región donde están ubicadas: en el cordón cordillerano, por cuestiones climáticas, funcionan de septiembre a mayo y debido a la pandemia de coronavirus se vieron obligadas a culminar un mes antes el ciclo lectivo; mientras que otros establecimientos rurales, pero más cercanos a la urbanidad, tienen el régimen marzo-diciembre que son las más afectadas por la vigencia del aislamiento debido a la pandemia de coronavirus.

En Mendoza, con 510 escuelas rurales, se prevé para en agosto, si están dadas las condiciones, el regreso a las aulas con un refuerzo de educación presencial para los alumnos de sectores vulnerables o con problemas de conectividad.

Con 1200 establecimientos, Santiago del Estero es una de las tres provincias con mayor cantidad de escuelas rurales del país, por lo que desde el Ministerio de Educación provincial estimaron que “habrá mucha más facilidad para lograr el aislamiento social, porque son menos alumnos”.

El desafío es en los centros urbanos en donde en una sola aula hay 25 o 30 chicos. De acuerdo al protocolo con el que se trabaja, se prevé que los alumnos de 5 años, de 7° grado y de sexto año para las escuelas técnicas (que egresan) sean los primeros que vuelvan, con las condiciones de higiene necesarias.