A través del Programa de Educación Ambiental y el Jardín Botánico de Oro Verde, la votación, que duró 60 días, fue realizada por el Consejo General de Educación (CGE) provincial y la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional local (UNER).

Las 28 especies propuestas, con sus fichas técnicas y fotos, fueron seleccionadas por especialistas de la cátedra Botánica Sistemática y Espacios Verdes del Jardín Botánico.

Con el 61,3% de los casi 4.400 votos emitidos por docentes, estudiantes y público en general, el espinillo resultó ganador, seguido por el ñandubay (Prosopis affinis) con el 11,3%.

El objetivo fue “construir saberes con identidad territorial y dar a conocer especies arbóreas representativas de las ecorregiones” de Entre Ríos, y apreciar las características de las diferentes especies y su potencialidad en el desarrollo sustentable, aseguró el CGE en un comunicado.

El Espinillo es un árbol espinoso, con abundantes ramas sinuosas, de aspecto rústico, de unos cuatro o cinco metros de altura, con una maravillosa y espectacular floración de brillante color amarillo y pequeñas flores perfumadas.

Su presencia en bosquecillos es indicadora de profundas alteraciones ambientales como sobrepastoreo y fuego, y crece en condiciones muy adversas. Asimismo, es considerado como un “ingeniero de ecosistemas”, ya que crea sombra y un microclima que permite a otros animales y plantas sobrevivir en áreas degradadas.