Expertos ya indicaron que las grandes inundaciones no se explican solo por la caída de lluvia, si no por el mal manejo del agua, la deforestación y el modelo productivo, advirtiendo que las grandes extensiones de cultivos de soja provocarán mayores inundaciones. Se pueden encontrar soluciones como la incorporación de pasturas, diversidad de cultivos y un mejor manejo de agua.

Aún así y teniendo en sus manos la posibilidad de generar acciones para mejorar esta problemática, el Ministro de Agroindustria de la Nación Ricardo Buryaile solamente propone rezar. El funcionario expresó que “lo único que podemos hacer ante eso es rezar”, y que “todo está dado para que la cosecha sea extraordinaria, falta que el clima nos acompañe”, tras reunirse con sus pares del Consejo Agropecuario del Sur (CAS).

Recordemos que el año pasado fue el ministro de Ambiente Sergio Bergman, quien recomendó lo mismo con respecto a los incendios que se registran en el sur del país en época estival: “Para el próximo verano lo más útil que podemos hacer es rezar”.

Una investigación del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) ya demostró que en la Región Pampeana “millones de hectáreas de pasturas y pastizales que consumían agua durante los doce meses del año fueron cambiadas por cultivos anuales que, en el mejor de los casos lo hacen durante un tercio o la mitad de ese tiempo, pasando de consumir anualmente 1500-2000 milímetros a 500-800 milímetros”.