Resultados muy interesantes surgieron del Simposio Técnico Frutihortícola realizado en la localidad mendocina de Luján de Cuyo, organizado por el INTA junto con la fundación ProMendoza y el Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria de Mendoza (Iscamen). Entre las provincias de San Juan y Mendoza se concentra la mayor producción de tomate para industria del país que, con el sistema de riego tradicional, rinde entre 80 y 90 mil kilogramos por hectárea. “Con la tecnología del riego por goteo  se logran hasta 160 mil kilogramos por hectárea”, destacó Mario Liotta, del INTA de San Juan, y agregó que “al aplicar gota a gota sobre el sistema radicular se llega a un aprovechamiento de hasta un 95% del agua de riego”. De este modo, esa diferencia permite, con el mismo volumen de agua, ampliar la superficie regada entre un 35 y 40%. Durante el encuentro que recibió el apoyo del Procal, la Fundación Exportar y el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, también se indicó que entre las características que alientan el uso y la incorporación de este sistema de riego se encuentran: las mejoras en la producción y calidad de frutos –satisface las necesidades hídricas y nutritivas en todo momento y a lo largo de la temporada–, disminuye la presencia de malezas y contribuye al aprovechamiento de terrenos marginales –áreas medanosas, suelos someros o pedregosos con baja retención de humedad y/o elevados costos de nivelación.