Estonia se convirtió en el primer país báltico en aprobar una prohibición para la cría de pieles. 55 de los 101 miembros del parlamento de ese país votaron para aprobar la legislación, que se promulgará en enero de 2026.

La percepción negativa de las pieles en la moda viene creciendo en Estonia, con una encuesta de septiembre de 2020 que muestra que el 75% de las personas no están a favor de criar y matar animales como zorros y visones para utilizar su pelaje, una cifra que aumentó desde el 69% en 2016.

Estonia se une así a naciones como Croacia, República Checa y una docena de países europeos para aprobar prohibiciones similares. El negocio de la cría de pieles en ese país experimentó una fuerte caída en los últimos años. El número de granjas de visones cayó de 41 en 2015 (produciendo 150.000 pieles de visón) a solo 25 granjas de pieles en 2018. En febrero de 2021, la granja de pieles más grande del país, que anteriormente albergaba 160.000 animales, estaba vacía.

La prohibición de las granjas peleteras se debate en Estonia desde 2009, cuando se planteó por primera vez en el Parlamento, donde en dos ocasiones anteriores los diputados votaron la propuesta, una en 2017 y otra en 2019, y en ambas fue rechazada.

Tras la aprobación, activistas por los derechos de los animales celebraron lo que consideraron como una “victoria histórica”, ya que han criticado a lo largo de los años las jaulas y las condiciones de estas granjas por considerarlas crueldad animal.