Se trata de un proyecto que estudia las ventajas de la incorporación de fibras en matrices de hormigón de cemento portland y en concreto asfáltico. Las tareas implican el diseño de mezclas con diversas fibras -de acero, poliméricas o de vidrio-, la caracterización de los compuestos (Hormigón Reforzado con Fibras y Asfalto Reforzado con Fibras) sea mediante métodos normalizados o el desarrollo de nuevos procedimientos, y su aplicación en diversos tipos de obras.

En el ámbito de la construcción, dicho Hormigón Reforzado con Fibras es un Hormigón de Altas Prestaciones, en el sentido que constituye un material que proporciona a la estructura cualidades mecánicas y de durabilidad superiores a los hormigones convencionales, en este caso particular, mediante el uso de fibras se alcanzan mejores prestaciones e incluso se pueden sustituir en forma parcial o total, conforme la aplicación en cuestión, las mallas o barras de refuerzo que incluye el hormigón armado convencional. Por ejemplo, en losas sobre suelo, tal es el caso de los pavimentos, este tipo de hormigón permite reducir espesores y mantener en servicio elementos fisurados que, en otros casos, habrían acabado su vida útil.

Según Raúl Zerbino, investigador del CONICET: “Generalmente, cuando se habla de sustentabilidad se asocia con el edificio inteligente que gasta menos energía a partir del logro de materiales que proveen mejores aislaciones térmicas, o que no utiliza combustibles derivados del petróleo sino por ejemplo energía solar. La realidad es que la sustentabilidad no sólo tiene que ver con esas alternativas: en nuestro proyecto, por ejemplo, la misma deriva del logro de materiales y formas de uso que redundan en la obtención de una mayor vida útil de las construcciones, lo que reduce en forma drástica los costos económicos y ambientales que implicaría la reparación o reconstrucción de tales estructuras”.

Por su parte, el Ingeniero Civil, Francisco Morea (CONICET-UNLP) mencionó que “En el caso puntual de los pavimentos de concreto asfáltico, que se deterioran rápidamente por diversas cuestiones, al aumentar la vida útil, los niveles de reparación son de menor costo, sin necesidad de levantar una carretera y realizar una nueva. De esa forma, también se ayuda con lo que es la sustentabilidad, porque se recicla parte de lo que ya estaba”.

“Por ejemplo, uno de los problemas que tiene la mezcla asfáltica con las cargas del tránsito, sobre todo en altas temperaturas, es que se deforman excesivamente, en lo que es la huella de circulación por efecto de las excesivas cargas de los vehículos pesados. Hemos comprobado que la incorporación de fibras ayuda a mejorar ese aspecto dándole mayor resistencia al ahuellamiento, fatiga y fractura con menor costo que el que resultaría del empleo de asfaltos modificados para lograr efectos similares”, explicó Morea.

Asimismo, los especialistas aseguran que otra de las ventajas del uso de Hormigón Reforzado con Fibras aparece en el caso de edificaciones o elementos estructurales expuestos frente a acciones extremas como impactos, explosiones y sismos, esto es, las fibras hacen que las construcciones tengan mucha mayor capacidad de sobrellevar acciones dinámicas. Es decir, aportan mayor seguridad y protección, además de brindar una mayor durabilidad en el tiempo, minimizando la necesidad de mantenimiento.

“Considerando los distintos tipos de pavimentos, sean de hormigón de cemento portland como asfálticos, una de las ventajas de las fibras es la posibilidad de refuerzo o reparación de pavimentos mediante el uso de sobrecapas, los llamados overlays. Hemos diseñado ensayos específicos para valorar las ventajas de diversas combinaciones, variantes con los distintos tipos y porcentajes de fibras, y el estudio de los mecanismos de acción de las fibras”, aseveró Morea.

“En Argentina el uso de mezclas con fibras ha despertado gran interés en los últimos años, particularmente en el caso de hormigones de cemento portland. Sumados a trabajos con empresas locales, cabe indicar que hemos desarrollado varios proyectos de cooperación internacional en la materia. En el caso de concreto asfáltico. Es relativamente reciente la aplicación de fibras con fines de refuerzo de mezclas asfálticas, tanto a nivel local como internacional”, detalló Zerbino.

“No obstante, es cada vez mayor las investigaciones con el uso de fibras para reforzar concretos asfálticos. En particular, dentro del grupo se está desarrollando estudios con lo que son macrofibras de refuerzo, un punto poco estudiado a nivel internacional. Varios resultados que surgen de las investigaciones indican que también en este caso se abren expectativas promisorias, también en este caso el grupo de investigación consigna acciones de cooperación internacional”, concluyó el especialista.

Fuente: CTyS-UNLaM