La creciente explotación de los mares provocó en las últimas décadas un aumento de los ruidos subacuáticos causados por la actividad humana, como hélices de embarcaciones, plataformas de extracción de petróleo y molinos de viento.

En el Museo Marítimo de Stralsund, a orillas del Mar Báltico, científicos alemanes y daneses desarrollan un proyecto que busca conocer “cómo escuchan los distintos tipos de pingüinos, en qué amplitudes de frecuencia y qué volumen perciben fuera y dentro del agua”.

La búsqueda de comida y las migraciones de los pingüinos fueron estudiadas en profundidad, pero se sabe poco de su capacidad auditiva“, afirmó el biólogo marino Michael Dähne, y enfatizó que “casi no existen estudios científicos sobre este tema, salvo uno de de Nueva Zelanda de 1969 sobre la capacidad auditiva de pingüinos africanos en tierra“.

Cuatro ejemplares jóvenes de pingüino Humboldt son entrenados desde hace un mes en Stralsund para reaccionar gradualmente a estímulos y dar señales cuando hayan oído un sonido en tierra o bajo el agua.

El problema del ruido tiene igual importancia para la fauna de los océanos que el problema de la basura, pero no es tan conocido por la opinión pública”, señaló el director del Museo Marítimo Alemán, Harald Benke.

En el proyecto participan las universidades de Odense, Dinamarca, Rostcok, Alemania, y el Museo de Ciencias Naturales de Berlín. En paralelo a los experimentos en Stralsund, en la danesa Odense entrenan ejemplares de pingüinos real, de Papúa y de penacho amarillo sudamericano.