Alumnos del Instituto Marina Waisman de la provincia de Córdoba utilizaron materiales recuperados a partir de la basura para crear sus guitarras: madera de muebles viejos, pallets, cartón, alambres forman parte de este proyecto llamado ‘Guitarras de papel‘.

Fernando Loza y Pablo Curutchet son los profesores encargados de esta iniciativa que demuestra que lo que necesitamos está a nuestro alcance si estamos dispuestos a esforzarnos por ello. Uno se encarga de la materia de Música y el otro Formación para la Vida y el Trabajo, ambos coordinan un taller que permitió rescatar de la basura materiales claves para este proyecto. Desde hace dos años buscan democratizar la música e impedir que la falta de instrumentos interfiera en las ganas de aprender de los chicos.

Cuando comenzaron con la idea, ni los profesores ni los chicos sabían de lhutería, pero fueron aprendiendo en conjunto y probando distintas alternativas, incluso a muchos chicos a quienes no les interesaba la música terminaron enganchados con la idea de crear instrumentos y trabajar con sus manos.

Los estudiantes rescatan el valor social que implica tener una guitarra con casi nada de plata y a partir de ma teriales reciclados de la escuela.