Un grupo de alumnos de la Escuela Primaría N°3 de General Villegas hace dos años tuvieron una idea: la de hacer en su pueblo un semáforo que ayude a las personas no videntes o con capacidades reducidas a cruzar las calles. Esta semana se realizó la prueba piloto en el pueblo, y el semáforo inteligente está cada vez más cerca de ser una realidad.

General Villegas es un Partido del noroeste de la provincia de Buenos Aires, su ciudad cabecera es homónima al nombre del Distrito. Tiene 6.000 habitantes, y es una típica comunidad agro ganadera. El proyecto del semáforo inteligente surgió en la Feria de Ciencias de la Escuela Primaria N°3, los alumnos investigaron y trabajaron en la idea, su propósito era hacer algo útil para la comundiad. Los vecinos los ayudaron y los alumnos de la Escuela Técnica N° 1 construyeron el prototipo que fue probado en una esquina del pueblo esta semana.

El semáforo tiene un sensor que activa la luz roja, cuando una persona no vidente llega a él, lo presiona, y la luz se activa, emitiendo un sonido que informa que ya puede cruzar.

Adriana Galliano, directora de la Escuela N°3 explicó en una radio local que “se empezó a trabajar y a investigar desde hace dos años; y hoy se está llevando a la práctica. No deja de ser una satisfacción por todo el trabajo que han realizado los chicos, por el aporte que tenemos desde la Municipalidad y porque muchos profesionales idóneos de la comunidad hicieron su contribución”.

Este invento fue pensado además con una finalidad: ayudar a los alumnos de la Escuela Especial N° 501, que fueron los primeros en usar el semáforo y probarlo, con éxito. Las autoridades municipales ahora analizan instalar este dispositivo en todos los semáforos de General Villegas.