Salta tiene vientos aptos para la energía eólica. Más de 30 personas entre estudiantes y docentes de la escuela rural de Isonza, departamento de San Carlos, y de la Universidad Nacional de Salta (UNSA) trabajaron en la construcción de un aerogenerador.

Se trata de un proyecto de la Organización No Gubernamental 500RPM y la Asociación Argentina de Energía Eólica, quienes vienen desarrollando este tipo de proyectos en todo el país desde 2012. Tallaron perfiles aerodinámicos en madera de cedro, hicieron bobinas de cobre, cortaron metal, lo soldaron y ensamblaron todas las partes. Junto con integrantes de la comunidad educativa dejaron el molino funcionando en la escuela N°4596 Martín Miguel de Güemes, que se estaba quedando sin electricidad.

Este aerogenerador es de diseño Piggott, utilizado en todo el mundo por numerosas organizaciones para la electrificación rural, por su simpleza y robustez, que lo hacen ideal para lugares alejados. Tiene 350W de potencia nominal y será utilizado para la carga de computadoras portátiles y teléfonos celulares de docentes y alumnos. Se prevé la creación de un aula de computación que podría ser abastecida por el mismo.

Este proyecto contó con el apoyo del Departamento de Física de la UNSA, y del Inenco, y recibió la financiación del programa nacional PROCODAS, para proyectos de “tecnología para la inclusión social”.