Tres estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) de México desarrollaron “Chairgoes”, una silla de ruedas solar. 

Se trata de un emprendimiento que se originó a partir del deseo de ayudar a los otros, ya que está pensada para personas parapléjicas, personas con lesiones en la espalda y piernas, o adultos mayores con dificultad motriz.

¿Cómo surgió la idea? Cuando tenía seis años, la mamá de Sergio Bustos, uno de los autores de este proyecto, fue diagnosticada con cáncer en el cerebro, con lo cual perdió la movilidad en la parte derecha del cuerpo, por lo que comenzó a utilizar una silla de ruedas.

El equipo se completa con Brandon Vázquez y Alejandro Soriano, a quienes se les ocurrió la idea tras notar las dificultades que tenían las personas con discapacidad para viajar en el subte. En México más de cinco millones de personas padecen una discapacidad, de éstas 58% tienen dificultad para caminar o moverse.

Los jóvenes quieren personalizar cada silla y añadirles las herramientas necesarias para cada persona, como palancas, elevadores, asientos y respaldos. Por ejemplo, la de la mamá de Sergio tendría palancas y controles en la parte izquierda, donde ella sí tiene movimiento. De esta manera, podría controlar por sí misma la dirección y su movilidad e independencia aumentarían hasta 80%.

Funciona con energía solar y eléctrica, carga dispositivos móviles vía USB, sube y baja escaleras mecánicas, se desplaza a 15 km/h, soporta hasta 160 kilos. Tiene 3 paneles solares, dos motores, llave de encendido, gatillo, frenos tipo bicicleta.