El tratamiento de pilas parece estar de buena suerte en este 2017. Mientras la Universidad de La Plata puso en marcha la primera planta de reciclado de pilas del país, ahora diez toneladas de pilas y baterías en desuso que fueron recolectadas en la Ciudad de Buenos Aires entre 2008 y 2009, se exportaron a Francia como parte de un programa que busca solucionar el desecho de estos residuos y evitar que la disposición final sea en basurales.

El envío partió el domingo pasado del puerto de Zárate con destino Saint-Quentin-Fallavier, tras un trabajo conjunto entre la Secretaría de Control y Monitoreo Ambiental dependiente del Ministerio de Ambiente de la Nación, y de la Agencia de Protección Ambiental del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.

El programa, que tendrá dimensión federal basada “en el principio de responsabilidad extendida al productor, buscará disminuir la generación de residuos y reforzar la toma de conciencia sobre la peligrosidad del entierro de las pilas y las baterías en desuso“, explicó a Télam Ureta Sáenz Peña, secretario nacional de Control y Monitoreo Ambiental.

Además, el funcionario explicó que “Esta primera exportación de pilas y baterías destraba una situación insostenible que consistía en mantener de forma no segura una cantidad de pilas en desuso que se habían generado durante ocho años“. “Necesitamos una ley especial para que los importadores de pilas, ya que no se fabrican en el país, se hagan cargo de la logística inversa que consiste en tratar los materiales para su reutilización o del relleno seguro para que estos residuos peligrosos no dañen a la población”, completó.

Según informó la cartera de Ambiente, la generación de residuos debe tener como primera opción su reutilización; si no se pueden volver a usar, se recomienda el reciclaje. En caso de que éste no pueda concretarse, se intenta su valorización, a continuación la opción pasa por el tratamiento para reducir la peligrosidad y por último, “si nada de lo anterior es posible, la disposición final se efectúa mediante el entierro”.