Debido a las inundaciones de las últimas semanas, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la provincia de Buenos Aires, Jorge Elustondo, se interiorizó acerca del sistema de alerta de inundaciones que el Instituto de Hidrología de Llanuras (IHLLA) lleva adelante en Azul.

El mismo cuenta con apoyo del municipio local y con el trabajo de investigadores de la Comisión de Investigaciones Científicas (CIC), del Conicet y de la Universidad Nacional del Centro (UNICEN).

Con el objetivo de tener una visión regional de la vertiente sur del río Salado, el sistema está basado en modelos de predicción hidrológica que utilizan información generada por la red de monitoreo hidrometeorológico del Instituto y la red de alerta temprana instalada en la cuenca alta del arroyo del Azul.

La información que proporcione será monitoreada en un centro regional en Tandil. A través de sensores, el sistema permitirá medir precipitaciones, vientos, humedad del suelo y datos hidrológicos como profundidad de las napas, caudales, radiación, entre otros.

“Ésta es una experiencia exitosa que demuestra que para anticiparse y resolver problemáticas en el territorio es necesario el soporte científico, técnico y académico”, aseguró el titular de la cartera a medios locales, y agregó que “este desarrollo local aportará al conjunto de la provincia y será un tema de agenda para abordar con las provincias de Córdoba y Santa Fe“.

El proyecto ejecutado por el IHLLA, la Autoridad del Agua bonaerense (ADA) y la firma Redimec a través de un consorcio asociativo público-privado, cuenta con el financiamiento del FONARSEC y prevé la instalación de redes de alerta temprana en los distritos de Tandil, Olavarría, Rauch, Tapalqué y Ayacucho.