Con la promesa de progreso y trabajo para la región, el gobierno de Salta autorizó a la canadiense Groso Group, que aquí en nuestro país se conoce como Argentina Lithium para la explotación de litio en uno de los lugares más bellos y atractivos para el turismo salteño, el Salar de Arizaro donde se halla el Cono de Arita.

El progreso y el trabajo que prometen las empresas extractivistas son en general una fachada y una ilusión que pronto se rompe cuando la mina comienzan a producir. El trabajo es malo y de mala calidad y genera daños a la salud, y luego las empresas necesitan mano de obra calificada, que no existe en los pueblos en donde se asientan estos proyectos extractivistas. Por lo tanto, los beneficios son negativos.

El Gobierno de Salta emitió un comunicado donde anuncia que: “La compañía está movilizando equipos para crear rutas de acceso en la propiedad de 20.500 hectáreas. Se espera que los trabajos de exploración detallados comiencen a mediados de febrero. Lo cual incluirá un muestreo geoquímico cerca de la superficie y un sondeo geofísico de eléctrico vertical (VES) para delinear las zonas conductoras a profundidad que pueden albergar salmueras con litio”.

El CEO de la empresa, Nikolaos Cacos, expresó que recién en el segundo trimestre del año podrán comenzar con las perforaciones. “Estamos muy contentos de dar el primer paso en un programa de exploración sistemática para investigar el Proyecto Arizaro para salmueras ricas en litio”, el Salar de Arizaro tiene una una superficie de 1600 km², y se encuentra a 3460 metros de altura, es un sitio natural muy visitado por el turismo, que se traslada para conocer el Cono de Arita, que es un cerro cónico de inusual belleza. Pronto este lugar será también el epicentro de perforaciones que dañarán este ambiente puro.