La mina Potasio Río Colorado en Mendoza está abandonada desde el año 2013. Una empresa norteamericana quiere hacerse cargo de la mina que le quita caudal de agua al río Grande, el cual desemboca en el Colorado en La Pampa, una provincia arrasada por el fuego. Para el subsecretarío de Energía y Minería de la provincia cuyana “es una buena noticia que se incluya un nuevo jugador con espalda financiera”

La mina es fuertemente cuestionada por ambientalistas de Mendoza, que rechazan su reactivación por considerarla una industria contaminante. Para La Pampa, una vez más se repite la historia, ya que hace casi un siglo mantiene una disputa por las aguas del rio Atuel que Mendoza decidió cortar en forma unilateral, provocando la desertificación del noroeste pampeano. La Mina Potasio Río Colorado, para su funcionamiento utiliza 1 M3 de agua por segundo que saca del Rio Grande, que desemboca en el Colorado.

“Además de ser un río para regadío, el Colorado nos provee de agua, incluso hasta en la ciudad de Santa Rosa y estamos a punto de comenzar a construir el acueducto hacia el resto de la provincia, siendo una solución muy importante para los problemas hídricos que sufrimos”, comentó a la prensa la Senadora pampeana Norma Durango. La minera usaría una cantidad muy grande agua, bajando el caudal, además de devolver el agua con elementos químicos. La Pampa hoy necesita más que nunca de humedad en su tierra, acosada por un incendio que ha devorado el 10% de su territorio.

Sin embargo, para el gobierno mendocino, la reactivación de la mina implicaría inyección monetaria. Poco importa el medio ambiente, y mucho menos la situación de La Pampa. La consultora australiana Hatch hará un estudio de prefactibilidad de la mina. “Tenemos que volver atractivo el proyecto”, afirmaron desde el Ejecutivo provincial. “Este estudio, denominado FEL2, pretende ajustar el diseño original del proyecto para volverlo factible en las actuales condiciones de mercado, mediante la reducción de su capacidad de producción de 4 millones de toneladas al año a 1.400.000 toneladas”

La mina era administrada por la empresa brasilera Vale, quien en estos días está vendiendo todos sus activos. Mosaic Company, de Estados Unidos, estaría interesada en el proyecto, pero sólo si se dan las condiciones ideales, es decir todos los beneficios que piden las mineras para operar en nuestro país, con la única condición que exigen nuestras provincias: que contaminen el medio ambiente.

Para el Subsecretario de Energía y Minería de Mendoza, Emilio Guiñazu, “es una buena noticia que se incluya a un nuevo jugador con espalda financiera que está analizando el proyecto y que va a estar esperando los resultados para saber si invierte en Potasio Río Colorado o no”. La mina fue desde siempre muy cuestionada por ambientalistas, ya que además del uso del agua y su contaminación, la mina tiene un depósito a 1000 metros de profundidad de cloruro de sodio y potasio.

La empresa Mosaic Company es una de las líderes a nivel mundial de fabricación de fertilizantes.