Acaso sea por su propia inoperancia o por su limitado recurso intelectual, el paso del rabino Bergman en el ministerio de Ambiente es uno de los más polémicos de la gestión del ingeniero Mauricio Macri, para el rabino, los incendios son “una especia de profecía apocalíptica” y para combatirlos llamó a “rezar” El propio gobierno le quitó el control del manejo del fuego y se lo dio a la cartera de Seguridad.

La medida del gobierno sorprende porque dejó en manos de Patricia Bullrich, titular del Ministerio de Seguridad, el plan para combatir incendios. La ministra, seriamente cuestionada por la desaparición forzosa de Santiago Maldonado, ha ganado espacio en la gestión de Macri. En cuanto a Bergman, siempre fue una persona polémica en sus declaraciones con respecto a los graves incendios que se suceden en nuestro país.

Su llegaba al territorio en el último gran incendio que se produjo en La Pampa  fue recordada por considerar al fuego una “especie de profecía apocalíptica“. Unos meses antes, desde el sur había llamado a “rezar” a los vecinos patagónicos para que no se produjeran incendios. “Los argentinos y el mundo empezamos a ver que acá tenemos incendios, en Santa Fe tenemos inundaciones, y esto se llama adaptación, que es cómo nos vamos a organizar para minimizar riesgos ante lo que le hicimos al planeta y que nos devuelve multiplicado con estas catástrofes”, declaró en su momento ante un auditorio que necesitaba soluciones inmediatas.

Semanas atrás sorprendió al aparecer vestido de árbol y luego trayendo televisores desde Chile. Sin embargo, y para explicar lo inexplicable, Bergman dijo que esta medida es “una reestructuración entre los ministerios para un manejo más eficiente de la parte operativa del combate del fuego”. Ahora que el plan estará a cargo de Patricia Bullrich, posiblemente el fuego deje de ser una “profecía apocalíptica”, para simplemente desaparecer.