El Ministerio de Medio Ambiente de San Luis entregó 10 millones de pesos a 53 proyectos públicos y privados para proteger medio millón de hectáreas de bosque nativo a través del desarrollo sustentable.

El proyecto, que se encuentra en su tercera etapa, protegerá bosques de algarrobos y quebrachos blancos con un polígono de picadas que permitirán que, en caso de incendios, estos no se propaguen y se pueda trabajar de manera segura para sofocarlos.

Como parte de esas acciones se plantaron en el noroeste de la provincia 6 mil algarrobos y se pusieron en valor 3 mil metros de picadas corta fuego en el Centro de Conservación de Vida Silvestre de La Florida, para disminuir los efectos de la erosión hídrica y recuperar el paisaje nativo. Además, se eliminó el material combustible producto de viejos incendios.

También comenzó a desarrollarse el plan de conservación del Bosque Nativo de la Comunidad Huarpe de la Tranca, que busca la restauración ecológica de los bosques nativos de la comunidad, para lo que el Ministerio implementó un sistema de control que fomenta las actividades productivas sustentables. “En este primer año se trabajará sobre la erosión en la remediación de cárcavas que afectan directamente al bosque y el desarrollo de un vivero para la reforestación de estas superficies degradadas”, detalló el jefe de Programa Biodiversidad, Jorge Heider, y agregó: “Los adolescentes huarpes expresaron su motivación ante las actividades, sus conocimientos en la identificación de las especies vegetales y asumieron el compromiso de completar el herbario”.