El ministro de Planificación Federal de la Nación, Julio De Vido, presidió esta tarde en la localidad de “Ingeniero Juárez”, de la provincia de Formosa, el acto durante el cual se efectuó la primera soldadura de caños del Gasoducto de Nordeste (GNEA) con el que se dieron por iniciadas las obras del troncal que abastecerá con gas natural por redes a 168 localidades de Formosa, Santa Fe, Salta, Chaco Misiones y Norte de Santa Fe.
 
 
El tramo de Formosa, cuyas obras comenzaron este lunes, son parte de la primera etapa en que se dividió la construcción de la traza total del CNEA. Este tramo, con una extensión de 798 kilómetros de troncales beneficiará a unas 23 localidades, y tendrá un costo de 5.000 millones de pesos, según una información del Ministerio de Planificación Federal.
 
La traza general del Gasoducto del Nordeste, GNEA, se inicia en la localidad boliviana de Juana Azurduy, ingresa al país por Salta, y llega a la localidad formoseña de Ibarreta, en el extremo occidental de la provincia, baja luego al Chaco, se bifurca por el norte de Corrientes hasta llegar a Misiones, mientras que el otro ramal se extiende por Santa Fe, paralelo al río Paraná hasta la localidad de San Gerónimo.
 
La obra, que es parte del Plan Energético Nacional que viene desarrollando el Gobierno en los últimos años, tiene capacidad para transportar 1.200.000 metros cúbicos diarios de gas, y un costo estimado en 25.000 millones de pesos.
El GNEA abastecerá en total a 163 localidades del Noreste Argentino, a través de 4.150 kilómetros de gasoductos troncales con sus respectivas derivaciones, contará con ocho plantas compresoras y otras 165 reguladoras, para mantener este servicio que llegara a todos los hogares a través de 15.000 kilómetros de redes domiciliarias.
En cuanto a la línea de alta tensión en 132 HV, habilitada hoy, que une las ciudades de Las Lomitas e Ingeniero Juárez, en el oeste provincial, a 300 y 450 kilómetros de la ciudad capital de Formosa, se informó que la misma beneficia a varias comunidades criollas y aborígenes de la zona.
 
Esta obra de insfraestructura eléctrica forma parte del conjunto de obras que fueron acordadas entre la provincia y la Nación y que están incluidas en el Plan Eléctrico Provincial y son posibles de concretar luego de la habilitación en 2010 de la línea de extra alta tensión a partir de la cual se pudo extender el Sistema Argentino de Interconexión (SADI) en 500 kilovoltios desde Resistencia hasta Formosa. Ese conjunto de obras está compuesto por 650 kilómetros de líneas de alta tensión para el transporte de la energía y seis estaciones transformadoras.