Fotos Télam
 
Surubíes, mandubíes, corvinas, dorados, pacúes. El paraíso del pescador parecería encontrarse en el extremo norte del país, donde se juntan las aguas del río Pilcomayo con las del río Paraguay, es decir, justo en la esquina noreste de Formosa.
En ese punto está la ciudad de Clorinda, uno de los mayores receptores turísticos de la provincia y el magnífico Parque Nacional Pilcomayo, al límite con la República del Paraguay, que con sus 47.754 hectáreas resalta entre los humedales de importancia internacional.
Ambos ríos no son los únicos. Más sur está el Bermejo, también reservorio de peces gigantes donde la práctica del deporte del pique se ve favorecido por la tranquilidad y el silencio, apenas cortado por el gorjeo de un pájaro o el grito agudo de los monos que se asoman en la copa de los árboles.
 
En las aguas formoseñas la captura de ejemplares de enormes dimensiones, preferidos por la exquisitez de sus carnes, exceden las exigencias del pescador y funcionan como un atractivo magnético para delegaciones de aficionados que llegan a sus costas, en cualquier época del año, provenientes Sudamérica, en busca de codiciadas especies de valor deportivo.
 
Las zonas recomendadas se encuentran en el río Paraguay y sus afluentes -Dalmacia, Herradura, Colonia Aquino, arroyo Ramírez, boca del Río Bermejo, Villa Emilia y boca del riacho Pilagá- donde cada pescador puede extraer un máximo de diez piezas diarias, aunque esto puede variar según la especie y la temporada. Se requiere de una licencia deportiva que es otorgada por la Dirección de Fauna provincial.
 
Clorinda
 
Dinámica por su condición de ciudad fronteriza, Clorinda, fundada en 1912, tiene hoy con 52.000 habitantes y es una ciudad que se caracteriza por sus paisajes verdes y sus aguas más que propicias para la práctica de la pesca deportiva, que la bordean por el norte y por el este.
Fundada en un lugar estratégico, posee el acceso más pintoresco hacia el vecino Paraguay, lo que la convierte cada octubre en sede de la Fiesta de la Frontera. Del otro lado de la frontera, a 24 kilómetros, está Asunción, por el puente internacional San Ignacio de Loyola, sobre el río Pilcomayo. Y también se conecta con la ciudad paraguaya de Nanawa, antiguamente Puerto Elsa, a través de otros dos puentes.
Ideal para los apasionados por la cultura, la naturaleza y las actividades náuticas, Clorinda brinda a los turistas la satisfacción de encontrar sin reservas lo que venían buscando, como el Museo Artesanal Qom-Toba, una visita imperdible: allí los aborígenes producen y exhiben sus artesanías, revelando sus técnicas y haciendo partícipes de sus tradiciones a los visitantes.
 
Con la misma seducción, Clorinda expone frente a los turistas sus bellezas naturales: bosques, ríos, lagunas y las más diversas especies faunísticas, son el espacio perfecto para disfrutar de emocionantes safaris fotográficos y avistajes de exóticos ejemplares.
Influenciada por las tradiciones y costumbres de las colonias inmigrantes que residen en ella, y por el contacto directo con el estilo de vida de su vecina Asunción, Clorinda aparece en la cima de Argentina como un reservorio de diversidad cultural que sorprenderá ampliamente a todo aquel que pise su suelo.
 
Llamado por sus primeros habitantes “satalik lateday”, que en lengua toba significa “espejo de aguas claras”, el Parque Nacional Río Pilcomayo fue instituido en 1951 con el objeto de proteger pastizales, esteros, cañadas, lagunas y selvas en galería, típicos de la eco-región del chaco húmedo y oriental.
 
Pastizales y palmares de caranday cubren la mayor parte de su territorio y sirven de hábitat a una amplia variedad de animales: la palma blanca es utilizada por cotorras y otras aves para hacer sus nidos; y su tronco anidan carpinteros cabeza pajiza, loros ñenday y murciélagos.
 
Por su parte, los montes de quebracho colorado, lapacho y urunday, y las selvas del río Pilcomayo, son hábitat de tres especies de monos: el caí, el carayá y el mirikiná. Otros habitantes son el oso melero, el ñandú, la chuña de patas rojas, el aguará guazú, el zorro, el coatí y aves como el surucuá común, el trepador castaño y la choca listada.
Su mayor cuerpo de agua,  a Laguna Blanca, de 800 hectáreas, resguarda al yacaré overo y al negro, los dos en riesgo de desaparición. Se encuentran además diversos ofidios, como la boa curiyú y culebras acuáticas entre las que se destaca la ñacaniná; y en sus costas pueden verse carpinchos y nutrias.

Cómo llegar:
Se llega al Parque Nacional Río Pilcomayo partiendo desde la ciudad de Formosa por la Ruta Nacional 11 que la une con Clorinda, distante unos 100 kilómetros al norte. Una vez en Clorinda, se debe tomar la Ruta Nacional 86 hasta dar con la localidad de Naineck, a unos 40 kilómetros hacia el oeste, desde donde se arriba al área protegida por un camino vecinal de cuatro kilómetros.

 
Fuente: Télam